Image default
Portada » Azúcar y más azúcar en tu cerebro
Colaboraciones Destacadas

Azúcar y más azúcar en tu cerebro

Azúcar y más azúcar en tu cerebro

En la actualidad desde la niñez hasta la edad adulta la presencia de las pantallas es esencial en nuestro código de comunicación, son parte de nosotros en todo momento, y sus mensajes y situaciones son parte de nuestra construcción mental. Es importante entonces indagar en dicha construcción ya que podremos encontrar una serie de fenómenos que no tenemos conscientes pero que sí impactan de manera significativa nuestro pensamiento y nuestra conducta.

Giovanni Sartori en su homo-videns decía la imagen ha destronado a la palabra, los niños aprenden en primer lugar a ser espectadores de la televisión, tablet, celular o cualquier pantalla antes de conocer el código del lenguaje escrito. Si observamos por ejemplo las caricaturas para niños pequeños encontramos colores muy brillantes, vemos a los niños con una fascinación más que con una atención sostenida hacia dichas imágenes, la relación funciona como la ingesta de una golosina, con un empaque brillante con un sabor muy dulce e intenso, y en el cerebro una revolución ante la estimulación y la producción de la dopamina. Los niños quedan hipnotizados, deseos de más azúcar, más imágenes que estimulen esta sensación de placer bioquímico.

Y continúa la construcción de nuestras ideas sobre la base de esta adicción al azúcar de las imágenes en la pantalla, después vienen las películas de aventura, luego las de acción, los videojuegos, los anuncios comerciales coloridos y estimulantes y una situación más, una situación típica de la adicción, la rapidez con la que aparecen las imágenes y situaciones, la inmediatez. El ansia por el consumo de imágenes y situaciones escandalosas que llamen nuestra atención se presenta de forma que el cerebro se habitúa a este estilo de comunicación, siendo cada vez más difícil la ausencia de sabor en su paladar. No es factible leer un libro y esperar a que la trama de una historia se desenvuelva lentamente, es aburrido beber un vaso de agua, es mucho más intenso y divertido un vaso de refresco.

Azúcar y más azúcar ingerimos todos los días y volvemos más impaciente a nuestro cerebro, el sistema operativo de nuestra conducta es un sistema operativo diabético, y nuestros actos bajo esta dirección también buscan a cada momento la intensidad y la inmediatez, así nuestros actos, las llamadas compulsiones, la intensa conducta sexual, la desesperada ingesta de alcohol, de diversiones y la más importante de todas (que no es casualidad) el ansia de consumo.

Es importante que nos detengamos un momento antes de seguir endulzando nuestra vista y seguir drogando nuestro sistema de alerta, la vida necesita de un organismo sano, sereno, aterrizado en la realidad, la realidad virtual no es realidad, eso es una contradicción. Detente un momento y deja descansar al paladar sediento de tu alerta, apaga un poco la pantalla y disfruta de tu medio ambiente, descansa, has ejercicio, medita, recuerda que la diabetes está matando a nuestro mundo.

Artículos Relacionados

Intereses emocionales, revisa tu estado de cuenta

Miguel Angel Centeno Campos

Es que la gente sí entiende

Miguel Angel Centeno Campos

Alimentar la calma

Cargando....