Image default
Portada » A un año de contagios, muertes y crisis, La Laguna intenta reconstruirse
Destacadas Lo cotidiano Noticias regionales

A un año de contagios, muertes y crisis, La Laguna intenta reconstruirse

Editorial | @RedesPoder

El 29 de febrero de 2020, se diagnosticó el primer caso de COVID-19 en la ciudad de Torreón. Esta enfermedad, que ya le arrebató la vida a más de 180 mil personas en todo el mundo, llegó como un producto importado, los enfermos comenzaron a caer en cascada y, la autoridad, no actuó hasta mucho tiempo después.

Inicialmente, ante el desconocimiento del virus, el gobernador Riquelme y el propio alcalde Jorge Zermeño Infante le restaron importancia al asunto, seguramente no pensaron que la pandemia iba a llegar a tanto, nunca les pasó por la cabeza que en Coahuila miles de personas se iban a contagiar y otras miles a morir. Ellos, tanto Riquelme como Zermeño, serán recordados y juzgados como los administradores de la pandemia en nuestra región.

De pronto, vino la jornada nacional de sana distancia. La economía se paralizó, los comercios no esenciales cerraron sus puertas, las clases se hicieron virtuales, los trabajadores comenzaron a laborar vía remota. Todo, de un día para el otro, cambió. Las dinámicas sociales fueron distintas, el presente y el futuro se vislumbraban turbios, poco claros.

La COVID-19 fue tan influyente, que logró lo que la inseguridad no pudo, aislar a la mayoría de las personas en sus casas y terminar con la vida, sin distingo de clases, de miles de coahuilenses.

Hoy, el gobernador Riquelme y el alcalde Zermeño, tendrán que hacer un repaso de lo que hicieron y lo que no hicieron. Queda claro que, en los gastos realizados para manejar la pandemia, han sido opacos, sus unidades de transparencia no responden. También queda claro que, durante todo el año, trataron de sacar raja política para posicionar a sus partidos de cara a las elecciones del próximo mes de junio. También queda claro que el gobernador Riquelme se ha posicionado como uno de los opositores más influyentes contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En fin, esta pandemia ha traído muchas lecciones. Como ciudadanos y ciudadanas, fuera del escenario político, hemos aprendido a valorar los momentos con las amistades, con la familia. Hoy más que nunca apreciamos el trabajo y la salud. Aplaudimos al personal de salud, desde camilleros hasta el médico más especializado, por continuar de pie combatiendo al temible virus.

Te puede interesar: Coahuila invertirá hasta 500 millones en vacunas contra COVID-19

Reprobamos, por otra parte, a quienes, aprovechando la coyuntura de la enfermedad, buscaron posicionarse para satisfacer sus propios intereses.

Las dinámicas cambiaron. La vacunación, lenta, pero ya inició. Hoy las y los laguneros tratan de regresar a la normalidad. Cada vez se les ve más confiados, las calles más bulliciosas.

Es cansado pero vale la pena recordar que no debemos bajar la guardia, que el fin está cerca. A los gobernantes, les solicitamos claridad y transparencia, no queda claro cómo se manejó financieramente el tema de la pandemia. A la ciudadanía, prudencia, pronto, la COVID-19, sólo será un amargo recuerdo.

Artículos Relacionados

Pedir el voto a cambio de nada; en Torreón todo seguirá igual

Editorial

Primera dosis para adultos mayores torreonenses terminaría en 10 días

Editorial

Litro de gasolina en Torreón sube cuatro pesos con respecto a 2020

Editorial
Cargando....