investigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel RiquelmePortada Reportaje
Image default
Destacadas Lo cotidiano Noticias regionales

Fracaso Tokio: la culpa no es de los deportistas, es del Estado Mexicano

La culpa no es de los deportistas, es del Estado Mexicano. La responsabilidad directa por los malos resultados en los juegos olímpicos de Tokio no es de las y los deportistas que quedaron en cuartos o quintos lugares, es de las autoridades que, desde los tres niveles de gobierno, tienen olvidado al deporte.

En México el deporte no forma parte de una política pública integral para formar personas. No sucede lo que impera en países como Estados Unidos, China, Rusia, Gran Bretaña, Canadá o hasta Brasil y Cuba. En México el deporte federado sólo entorpece la formación de los atletas. Absorben presupuesto, lo gastan en burocracia, no en las y los deportistas. El impulso es nulo, las instalaciones para entrenar precarias, los entrenadores, salvo honrosas excepciones, improvisados.

De acuerdo con el presupuesto de egresos de la federación, en 2020 la Comisión Nacional del Deporte, encabezada por Ana Gabriela Guevara, recibió 2 mil 783 millones de pesos. Para 2021, el gobierno federal aplicó un recorte y dejó 2 mil 675 millones de pesos para su ejercicio.

Esto, en otras palabras, quiere decir que, cada una de las tres medallas de bronce ganadas en los olímpicos, porque la del fútbol fue impulsada por capital privado, le costó al erario mexicano 957 millones 666 mil pesos. Casi mil millones por medalla, por proyecto, por esfuerzo individual.

En total, la Comisión Nacional del Deporte envió a competir a 162 deportistas, esto quiere decir que sólo 1.85% de las y los atletas integrantes de la delegación mexicana lograron subir al podio.

El deporte es una herramienta para reconstruir tejido social. Una buena formación deportiva lleva a una persona a ser disciplinada, a retar a su cuerpo al máximo, a tener objetivos, metas, a tolerar la frustración. A tener una vida saludable, a dar una opción alterna para entretenerse o divertirse, a desarrollar un talento que le podría abrir puertas para formarse de manera profesional en cualquier universidad. El deporte es una herramienta clave para impulsar el talento de los jóvenes, de las y los niños. Lamentablemente en México no hay visión, no hay objetivos, no hay apoyo, no hay nada.

Deporte en Coahuila

Coahuila, por ejemplo, regresó con dos medallistas olímpicos. Jorge Sánchez, de Torreón y Eduardo Aguirre, de San Pedro, regresaron con la presea de bronce, sin embargo, esta no fue impulsada por el apoyo de ningún nivel de gobierno. Salvo esos dos casos, en realidad los deportistas coahuilenses que fueron a Tokio simplemente lo hicieron para participar, es decir, en ningún momento tuvieron posibilidades reales de competir para subirse al podio.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos, el Instituto Estatal del Deporte, dirigido por Alina Garza, tiene 95 millones 216 mil 183 pesos para ejercer en 2021. Este dinero, según el desglose, es destinado, en su totalidad, para transferencias, subsidios, asignaciones y otras ayudas.

Te puede interesar: Faltante de 73 mdp daña infraestructura del deporte coahuilense

En el caso de Torreón, para impulsar el deporte a través del Instituto Municipal, se presupuestaron 18 millones 897 mil 55 pesos para la nómina de los burócratas que trabajan allí, sólo un millón 700 mil pesos para materiales y suministros, 747 mil pesos para servicios generales y un millón 114 mil para transferencias, asignaciones, apoyos y otras ayudas, es decir, para solventar a las y los deportistas.

Conclusiones que desilusionan

En concreto, el dinero destinado para impulsar el deporte en Torreón, Coahuila y todo México, es utilizado, en su mayoría, para mantener a los aparatos burocráticos, no para apoyar a las y los deportistas. Mientras la carga social de las dependencias federales, estatales y municipales siga siendo tan onerosa, las personas con talento para desarrollar alguna disciplina continuarán desplazadas, sin atención, sin impulso, sin proyectos de desarrollo.

Urge posicionar a una persona con capacidad para que lidere Conade, urge contratar a especialistas en ciencias aplicadas al deporte, urge tener instalaciones deportivas dignas en las escuelas públicas de todo el territorio. En México hay talento y voluntad por parte de los deportistas, pero, lamentablemente, continúan olvidados e ignorados por un aparato costoso e ineficiente.

Artículos Relacionados

Responsable de Mina El Pinabete es detenido en Sabinas

Editorial

En el primer semestre de 2022, Coahuila pagó más de 1,496 millones de intereses por la deuda

Editorial

Seguridad en Coahuila no se militarizó: Rubén Moreira

Editorial
Cargando....