Texto vía Ruta Norte Laguna

Acostumbrado como todos nos acostumbramos a lo malo, sólo me había quejado de los retenes en conversaciones de sobremesa. Son, siempre lo han sido, una mierda, y al multiplicarse como chancros por toda la región no me quedó otra que asumir su presencia como natural. Pero no son ni deberían ser lo normal; de hecho, son atípicos y atentatorios contra la letra de nuestra muy remendada Constitución: “Artículo 16. Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”.

Lejos de no ser molestados, los ciudadanos vivimos en un permanente e irritante filtro: apenas salimos de casa cuando ya nos espera por allí, con los brazos abiertos, algún retén. La variedad de sus misiones es pasmosa: nos detienen para asuntos relacionados con el vencimiento de las placas, por consumo de alcohol, por posible narcotráfico, por hipotética portación de armas, para que mitiguemos la velocidad, para preguntarnos hacia dónde vamos y hasta para saludarnos en plan buena onda.

Te puede interesar: Museazo para nuestra lucha libre

Aunque en teoría y por ley no deben existir, voy de acuerdo (esta expresión es recurrente en cualquier diálogo lagunero) en que haya algún retén de vez en cuando y sólo para procedimientos inmediatos como el del alcoholímetro, que de todos modos en el fondo suele ser una medida más recaudatoria que securitista. A los conductores sin placas o con placas vencidas se les puede seguir un procedimiento de otro tipo ajeno por completo a los retenes. En cuanto a los filtros colocados para repeler o mitigar el narcotráfico, tal vez sean el tipo de retén más vacuo de la historia; su fin es dar la impresión de que la autoridad hace como que hace, pero no han servido para nada que no sea fastidiar a la ciudadanía.

Por otro lado, cuando pienso en los retenes no puedo no recordar los videos del diputado Fernández Noroña, quien retaba a elementos de retén y aseguraba que iba a pasar sin mostrar nada, ni documentos ni nada. Claro, el fuero lo socorría, pero no estaba mal como ejemplo de lo que podríamos hacer todos si nos apegáramos un poco al espíritu de nuestras leyes. En general, uno piensa que se hace sospechoso si invoca la ley para evitar las revisiones, así que para no perder más tiempo aceptamos abnegados el abuso de la autoridad. Pensamos, en fin, que es mejor contestar a dos o tres preguntas de rutina que contradecir para hacer valer nuestro derecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí