Image default
Portada » El proceso electoral más violento y polarizado de la historia
Columnas Destacadas Opiniones

El proceso electoral más violento y polarizado de la historia

Por Jorge E. Espejel Lomas

El proceso electoral de cara al 2021, sin duda, será violento, polarizado, lleno de escándalos y polémicas que buscarán derrumbar los cimientos de la cuarta transformación.

Desde este mes de agosto, a poco menos de un año de la jornada electoral, ya comenzamos a ver videos que buscan destruir la reputación del presidente López Obrador.

El día de ayer el periodista Carlos Loret De Mola presentó en su espacio noticioso un video en donde se ve a David León, coordinador nacional de protección civil y futuro director de la empresa que se encargará de distribuir medicamentos en México, entregando dinero en efectivo a Pío López Obrador para apoyar la campaña de su hermano a la presidencia de la república.

El narrador del video indica que ese dinero proviene de las arcas del gobierno de Chiapas y es allí donde viene el señalamiento de corrupción en contra de López Obrador.

¿Son reales las acusaciones? ¿La publicación del video fue un leal ejercicio periodístico?

Estas preguntas son difíciles de responder, lo que sí podemos intuir es que este video no será el primero ni el último que salga a la luz de aquí a que se lleven a cabo las elecciones.

El golpeteo político será voraz, habrá periodistas que presentarán grandes investigaciones que posiblemente serán desprestigiadas porque las asumirán como golpes políticos, y habrá otros periodistas que efectivamente escribirán y presentarán materiales con fines únicamente electoreros.

Vivimos en un país profundamente corrupto. La lucha para vencer este mal no solamente radica en meter a la cárcel o sancionar a los beneficiados, sino en desmantelar las redes para que éstas no se puedan volver a formar.

Te puede interesar: AMLO ejemplifica hecho de impunidad con caso de Humberto Moreira

La corrupción necesita de cuatro elementos fundamentales para poder existir: un empresario, un funcionario, un banquero y un comodín que esté dispuesto a mover el dinero en efectivo.

Mientras haya gente dispuesta a asumir el riesgo de exhibirse con tal de ganar una buena suma, el sistema corrupto seguirá funcionando.

Los videos, en este caso, son un arma mediática para polarizar e influir en la opinión pública. Sin importar su interpretación, éstos llegan justo en el momento ideal para desacreditar la lucha que está emprendiendo el gobierno federal para exhibir a personajes que presuntamente fueron beneficiados durante la gestión de Enrique Peña Nieto como presidente de México.

¿Quién tiene la razón? ¿Quiénes son los buenos y los malos? El tiempo indicará el camino.

Aquí, lamentablemente, los grandes perdedores son los ciudadanos. Los intereses políticos y económicos, como siempre, están por delante de las necesidades de la sociedad. ¿Qué importa el desempleo, la mala educación, el precario sistema de pensiones o la inseguridad si ahorita la prioridad es conservar o retomar el poder en el Congreso?

El proceso electoral saca a relucir la precaria calidad moral de los funcionarios públicos, ellos están dispuestos a hacer cualquier cosas con tal de conservar o llegar al poder. Ubiquémonos en la realidad, la sociedad, para nadie, es prioridad.

¿Qué pasará con los mexicanos? Lo mismo de siempre, cada quien trabajará por su lado, cada quién velará por sus intereses y, lamentablemente, México será el gran perdedor.

Artículos Relacionados

AMLO advierte a gobernadores: «ni un peso más para los estados»

Editorial

En Nava, Coahuila, AMLO culpa a neoliberales por caída de CFE

Editorial

Mina de Pasta de Conchos será un memorial para mineros caídos

Editorial
Cargando....