Image default
Portada » La enfermedad que alcanza a todas y todos
Destacadas Lo cotidiano Noticias regionales

La enfermedad que alcanza a todas y todos

Editorial | Red es Poder

¿Se han preguntado de qué dimensión es la intensidad de la epidemia por la enfermedad Covid-19? En marzo nos fijábamos en su origen, el país por el cual llegó una persona infectada. Después comenzó el contagio comunitario, posteriormente la curva bajó y, en pleno octubre, las cifras otra vez están escalando al cielo.

¿Quiénes son los máximos responsables? Sin duda, por una parte, la ciudadanía se ha relajado. Los meses de confinamiento, la crisis económica, el trabajo diario y las ganas de socializar la han llevado a tomar decisiones imprudentes como asistir a lugares concurridos en plena emergencia sanitaria.

Por otro lado, las autoridades locales han modificado diametralmente su discurso. Hasta hace unas semanas, veíamos al gobernador Riquelme usando cubrebocas en todas partes. Quería dar el ejemplo, demostrar que ese artículo es indispensable para bajar el nivel de transmisión. Semanas después, al bajarse la curva, el mandatario dejó de utilizarlo, dijo que íbamos muy bien, que todo estaba controlado e incluso contempló la posibilidad de dar el permiso para que los estadios abrieran sus puertas a la afición.

Hoy las cosas han cambiado. Esta enfermedad está alcanzando a todas y todos. Hoy vemos que el Secretario del Trabajo, Román Alberto Cepeda, está enfermo. Hoy también vemos que el Secretario de Salud, Roberto Bernal, también está enfermo. Hoy nos damos cuenta que en el vecindario hay decenas de casos, que la amiga del amigo está internada, que los hospitales se están saturando, que la situación se está tornando crítica.

¿Esperar a que las autoridades tomen decisiones efectivas? Definitivamente los años nos han demostrado que, esperar a que nos den una buena directriz, puede ser peligroso. Nosotros, en comunidad, debemos aislarnos lo más que se pueda. El sentido común en este tipo de situaciones es indispensable. Si te invitan a una boda de 500 personas, no vayas. Si te invitan al bar que en realidad es antro, no tiene caso asistir. Si tienes tos o mucosidad o cansancio o pérdida del olfato o el gusto, no salgas de tu casa.

Te puede interesar: Vuelven restricciones por COVID, decretan ‘toque de queda’ en Ciudad Juárez

Recientemente representantes de clínicas privadas de la región se pronunciaron. Culparon a la ciudadanía por el alza en los contagios. Desplazaron la responsabilidad de la autoridad. A ellas y ellos, que por supuesto han hecho un valioso trabajo, les preguntaríamos ¿se impusieron contra las autoridades en la mesa de salud? La comunidad médica, en cierto sentido, también nos ha fallado a la hora de confrontar a quienes toman las decisiones. A la hora de hablar y fijar postura contestan con, ‘eso no te lo puedo decir’ , ‘eso no te lo puedo contestar’ , ‘me metería en problemas con mis jefes’.

Asumamos todos y todas nuestra responsabilidad, actuemos en conjunto y evitemos, en la medida de nuestras posibilidades, que esta enfermedad nos alcance a todas y todos.

Artículos Relacionados

Muere por Covid Juan de Dios Castro Lozano

Editorial

Podrían sancionar a alcalde de Madero por distribuir dióxido de cloro

Editorial

Riquelme sale a la defensa de boda: «protocolos sí se cumplieron»

Editorial
Cargando....