Portada Reportaje
Image default

Texto vía Ruta Norte Laguna

Saltar a la cancha

No explico mucho, sólo que escribir sobre futbol ha sido para mí una práctica muy grata, tanto como jugarlo en los tiempos cada vez más lejanos de mi buena condición física. No es tema en el que esté dale y dale todos los días ni como lector ni como nada, pero cada vez que se atraviesa la ocasión, cada vez que hay algo en el ambiente, un olor a mucho gol o mucha liguilla o mucho mundial, atrevo párrafos que tomo en serio sólo porque con ellos me instalo de lleno, casi de cuerpo presente, en el tiempo de mi niñez, una niñez inolvidable aunque haya sido lagunera.

Escribir sobre futbol es, pues, tonificante para mí. Me alegra tanto como cuando me alegraba en aquellas incontables horas de barrio, jugando sin camisa, sobre el asfalto, con porterías de ladrillos y un balón de plástico fofo y curtido a punta de patadas, a cañonazo vil. Todavía hoy, y supongo que siempre será así, tengo la sensación de que pateo chanflazos, de que mato cambios de juego con el pecho, de que tiro pases o intento gambetas cortas como en la vida real. Incluso cuando estoy sentado en algún lugar y veo perspectivas distantes fantaseo con porterías y disparos para superar imaginarias barreras. Juan Sasturain ha descrito este sueño consciente, esta especie de manía posfutbolera.

Te puede interesar: Retrato del barrilete cósmico

Digo que no explico mucho porque de una manera clara —quiero decir sin florituras— mi opinión sobre “el juego del hombre”, como lo llamaba don Ángel Fernández, está espigada en cada uno de los textos que componen esta pequeña ensalada. ¿Qué puedo añadir? Bien no lo sé. Quizá agregar que algunos de los textos integrados a este lance, la mayoría, fueron ya publicados en papel periódico y otros permanecen casi inéditos, pues sólo los he trepado al abnegado blog que desde 2006 alimento con silencio de hortelano y expectativa de condenado a muerte. Algunos hacen ciertas referencias a hechos coyunturales; no las actualicé para evitar que se perdiera el tono (supongo) fresco de su escritura. En todos los casos, más allá de su sencilla temática, he querido hacer notar, como siempre, una voluntad de estilo acaso mayor a la importancia de los asuntos abordados.

Antes de dejar las piezas a merced del respetable quiero agradecer a Carlos Castañón Cuadros, director del Archivo Histórico de Torreón, por invitarme a publicar este racimo de tiros a la portería. Ojalá que, pese a su tema, sean ejemplos dignos de respeto al pensamiento y de querencia al único deporte que me ha quedado en pie: el de escribir.

Comarca Lagunera, a 21 de marzo de 2019

Alineación

Saltar a la cancha

En busca del tiempo querido

Magia y decadencia de Garrincha

Goleada de la realidad

El vuelo de Supermán

Diego hoy tiene cincuenta

No debes tener dos equipos

Un virus indeleble

Maradona por Kusturika y otras casualidades

Saber de fut

Cementero de clóset

Borges en el futbol

Aire de identidad

América: un odio necesario

Aquella canallada

Las palabras y los goles

La penúltima jugada

Volver sin fin a Diego

Encuentro con Roberto Perfumo

Futbol musical

La Pulga en el buffet

Si Jesucristo pitara

Primer cuento con olor a cancha

Del juego colectivo

Mi futbol

Carlos Kaiser, un futbolista inmortal

Debate de chilenas

De los centros

Matrioska de sueños

Inmensidad del Mágico
Mi retiro de la Primera División

Una lágrima para Barbosa

Libros sobre la cancha

El futbol de Bayer

Cuentos futboleros del Negro Fontanarrosa

Nostalgia sobre el césped

Futbol por correspondencia

El clásico de Eduardo Galeano

La biblioteca Ficticia

Futbol con perspectiva de género

Piquita con Juan Sasturain

Anécdotas como pases a la red

Sueños de inmensidad

La posición de Ángel Cappa

Memorioso de triunfos y caídas

El futbol según Juan Villoro

Eduardo Sacheri, el toque del crack

Argentina-Inglaterra en 1986

La sinécdoque de Predrag Jekovic

Más allá de Rusia

El enigma Carlovich

Referencias y agradecimientos

Artículos Relacionados

Palabras agazapadas

Jaime Muñoz Vargas

La mano de Carpenter

Jaime Muñoz Vargas

Cámara tras el hombro

Jaime Muñoz Vargas
Cargando....