Image default
Portada » Piden justicia para Mónica y sus hijas, el padre abusó de ellas
Destacadas Lo cotidiano Noticias nacionales Noticias regionales

Piden justicia para Mónica y sus hijas, el padre abusó de ellas

En Durango, Durango, buscan justicia para Mónica Peyro, madre, hija, una mujer que en noviembre cumplirá un año de haber empezado un proceso que complicaría mucho su vida y la de sus dos hijas a manos de un personaje de la política duranguense, Mauricio N, imputado por el delito de sustracción de menores y acusado por el delito de abuso sexual infantil y violación contra sus propias hijas.

Según relata el padre, quien pide justicia para Mónica Peyro y sus hijas, en una página de Facebook creada el pasado 24 de octubre «Justicia para las niñas en DGO«, el asunto legal comenzó el 28 de noviembre del año 2019, cuando el abuelo paterno de las pequeñas presenta una queja presuntamente falsa en el DIF local por «omisión de cuidados de mis nietas por parte de la mamá de estas«.

Aparentemente, debido a la posición política de Mauricio N, la queja es recibida y el padre de las menores «sustrae» su  custodia el 29 de noviembre de 2019.

En la relatoría de Facebook, el abuelo materno menciona que el juez Luis Mario Hernández Vargas, del Juzgado Segundo Familiar del Primer Distrito Judicial, concedió la custodia provisional al padre de las víctimas basado en pruebas falsas. Cabe recalcar que este procedimiento se hizo en menos de 48 horas. Esto sucedió el 2 de diciembre del 2019.

Para el 13 de diciembre 2019, el padre de las víctimas, Mauricio N, es sujeto a proceso penal y declarado culpable por el delito de «sustracción» con causa penal 152/2019. A lo cual únicamente se dictan medidas cautelares.

Enseguida, el juez Hernández Vargas otorga custodia provisional a Mónica Peyro. No obstante, cuando Peyro llega al lugar donde estaban sus hijas, ellas ya no las encontró, se presume que la familia del imputado recibió aviso de lo sucedido y evitaron el encuentro.

Para el 17 de diciembre 2019, Mónica Peyro se ve obligada a firmar un convenio de divorcio ante notario público para poder ver a sus hijas.

Allí es cuando presuntamente Mauricio N. se dirige una vez más al Juzgado Segundo de lo Familiar para decretar el divorcio, pero sin citar a Mónica, quien queda en indefensión y se acuerda custodia compartida entre padre y madre: 4 días y 4 días.

Para el primer trimestre del 2020, luego de pasar tiempo con su padre, las pequeñas comienzan a cambiar de comportamiento notablemente, para lo cual se buscan profesionales para revisar a las menores.

Según el abuelo Peyro, se determinarían signos de abuso sexual infantil en las pequeñas, presuntamente realizadas durante los días de custodia del padre. Se hace denuncia ante el ministerio público.

Para agosto del 2020, las hijas de Mónica Peyro pasan 3 semanas de vacaciones con su padre y familia y, al regresar a casa, nota los mismos comportamientos de hace cuatro meses, por lo que es llevada al médico legista en la Comisión para la Ejecución de la Justicia de NIños, Niñas y Adolescentes. Aquí la determinación:

Dictamen fiscalía de durango en caso Mónica Peyro

Además, se toma registro de una declaratoria hecha por una de las menores en la que asegura que «no le gusta que su padre le toque sus partes íntimas«.

Para este mes, octubre 2020, Mónica Peyro ha solicitado copias a la Fiscalía de Durango de las carpetas de investigación. Cuenta el padre que la institución le negó los expedientes de sus propias hijas, argumentando que «hay datos sensibles«.

«Hemos sido acosados por diferentes vehículos y tememos por la seguridad e integridad de nuestra familia», declara quien busca justicia para Mónica, y sus nietas.

El siguiente hecho que se relata, hasta hoy, fue el 20 de octubre, cuando se llevó a cabo la audiencia de revisión de medidas cautelares en contra de Mauricio N por sustracción de menores. No obstante, a pesar de las evidencias documentales en video y testimoniales, el juez décimo cuarto de control y juicio oral del Tribunal de Control y Juicio Oral en el Tribunal Superior de Justicia en Durango, Jaime Romero Maldonado, desestimó las pruebas y declaró suspendido el caso por falta de causas que justifiquen la acción de justicia.

Actualmente, el caso contra Mauricio N está detenido. Mónica Peyrón informó a este medio que presentó al juez segundo de lo familiar el diagnóstico de la doctora de la Fiscalía y éste le otorgó la custodia de sus hijas provisionalmente.

Sin embargo, el 28 de enero del siguiente año se realizará otra audiencia para determinar la custodia, por lo que aún existe el riesgo de que Mónica pierda o comparta el cuidado de sus hijas.

«Esa es nuestra preocupación. Además de que no se está actuando conforme a derecho, el delincuente está impune, no ha habido justicia para las niñas y pues el deseo es protegerlas y si ellas han estado expuestas bajo la custodia del papá pues quisiera yo tener la custodia, mi patria«, declara Mónica.

El recurso de la familia Peyrón es hacer el caso público para encontrar justicia para Mónica y las pequeñas, quienes posiblemente estén siendo víctimas de una red de complicidades en el gobierno de Durango.

Artículos Relacionados

Movimientos exigen mejor coordinación entre Durango y Coahuila

Editorial

Enterradas dos veces

Editorial

Regresa confinamiento en Durango por alza en contagios de covid-19

Editorial
Cargando....