Image default
Portada » La doble resaca electoral
Columnas Destacadas Opiniones

La doble resaca electoral

Epicentro | Luis Alberto López | @luisalbertolo

El carro completo que el PRI obtuvo el pasado domingo en las elecciones para renovar el Congreso del Estado nos traerá dos resacas peligrosas: una inmediata y otra que tardará meses en llegar.

La primera tiene que ver con los repuntes en las cifras de enfermos por la pandemia del covid-19 y que vendrán a complicar la ya elevada cifra de camas hospitalarias ocupadas -al cierre de esta semana ya ronda el 60 por ciento- de las 929 asignadas.

De forma misteriosa y tendenciosa la autoridad se volcó desde el pasado lunes contra la ciudadanía fiestera para justificar el incremento de las últimas tres semanas en cuanto a contagios y hospitalizados por el coronavirus.

Sin duda la irresponsabilidad de quienes habitamos la región abona mucho a la propagación del virus, pero también habría que reflexionar en torno al descontrol que la reapertura de giros comerciales ha generado y que fue permitida por los gobiernos locales.

Con todo esto el proceso electoral no parecía una buena idea, aunque ya estaba en marcha y no había otra opción más que realizar los comicios que concluyeron con festejos y entregas de constancia a ganadores con aglomeraciones.

Las autoridades sanitarias y electorales calificaron como histórica y segura la jornada de votaciones, pero quienes fuimos a votar sin duda notamos el incumplimiento en medidas elementales como la sana distancia y en algunos casos intercambio de objetos con los funcionarios de casilla.

También hubo ruedas de prensa con políticos como Mario Delgado que un par de días después del domingo dieron positivo al covid-19 y que hicieron pasarela acompañando a candidatos en diversas casillas de la ciudad porque emitieron su voto.

El pasado miércoles la Secretaría de Salud alertó de un aumento en hospitalizados en pocos días y que aún no podemos atribuir a la jornada, pero sí notamos algo de alerta en el actuar de sus autoridades por buscar cómo incrementar el número de camas y dieron marcha atrás a servicios hospitalarios no esenciales.

¿Qué saben que nosotros no sabemos?, ¿por qué seguir acusando únicamente a las fiestas cuando sabemos a todas luces que hay retrocesos en la estrategia de reactivación y que las elecciones no fueron perfectas como presumieron?, ¿cuál será el efecto real de las votaciones?, son las preguntas que muchos nos hacemos.

Te puede interesar: Votar entre promesas sin sentido y mentiras

El discurso oficial va contra los fiesteros irresponsables, pero se permiten carreras de autos donde se fomentan aglomeraciones de personas en las inmediaciones. De forma simple: el valor económico por el de la salud.

Las segunda resaca que enfrentaremos quienes habitamos Coahuila es el retorno de una mayoría absoluta en el Congreso del Estado y que tendrá una oposición desmoronada que poco podrá hacer contra los caprichos del Poder Ejecutivo.

La mayoría priista en el Poder Legislativo no tiene buenos antecedentes y para muestra está que algunos de los que repetirán en el cargo estuvieron cuando la administración de Humberto Moreira Valdés maquiló la megadeuda que hasta hoy representa el más grande lastre para el desarrollo de la entidad.

De hecho en ninguna democracia es buena idea que se concentre tanta fuerza para un partido o grupo político y ya lo estamos viendo en el gobierno federal.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos es una auténtica participación ciudadana emanada de una sociedad organizada y de la que hay esperanza porque cada vez más hay movimientos que desplazan a los partidos, aunque su principal problema es generar una estructura que les permita trascender.

Artículos Relacionados

FGR investiga gastos ilegales durante gestión de Rubén Moreira

Editorial

Hijo de Marcelo Torres celebra abultada boda con Coahuila casi en rojo por COVID-19

Editorial

Coahuila está cerca de pasar a semáforo rojo por contagios de covid-19

Editorial
Cargando....