Portada Reportaje
Image default
Destacadas Lo cotidiano

Les presentamos al Consejo Juvenil del Municipio y todas sus irreverencias

Hoy en la tarde, en el sexto piso de la Presidencia, hubo reunión de la Comisión de la Juventud del Cabildo Municipal en Torreón, se juntaron algunos miembros para poner en la mesa al Consejo Juvenil del Municipio, para preguntarse si están de acuerdo con los nombres de los elegidos y qué van a estar haciendo este grupo de «sangres jóvenes» de entre los diecisiete y los veintiséis.

El tema parecía ya platicado y acordado y que más bien la mañana era para cerciorarse de que, en efecto, todos estaban de acuerdo de quiénes numeraban en la lista final de los jóvenes. Al ver todos quién era quién, confiaron en el trabajo hecho y en la elección de los candidatos, luego la plática rondó en estarse enchulando a sí mismos por el proyecto, de decirse qué bonito haber pensado en los chavos y qué inteligente incluirlos en las decisiones de grandes.

La lista se constituye de treinta y dos jóvenes: preparatorianos, universitarios y egresados. Los primeros dieciséis son el grupo oficial del consejo joven y los otros dieciséis son los suplentes de cualquiera de los iniciales. Aquí están todos, los oficiales en orden de importancia y los suplentes, repito, como sustitutos de quien sea de los principales.

Pareciera que el gobierno finalmente le da una voz nueva al control de la ciudad, de manera que uno se sienta a salvo con cerebros con todas sus neuronas y que entiendan las recientes necesidades de la gente. Pareciera que ya en Torreón los mandatarios están haciendo su trabajo y están dando una oportunidad bellísima a alumnos, o que apenas han sido alumnos, para reformar un futuro fresco para todos, para cuidar de la Educación, de los Trabajadores, de la Seguridad Social, etcétera. Ajá, pareciera, porque el regidor Javier Armendáriz especificó de manera abierta que todos están, nada más, para dar recomendaciones. Es verdad, escuchen bien, digo lean: dieciséis y dieciséis mentes brillantes —solamente— para sugerir.

Están aplicando la misma jugada que con el Reglamento de Participación, pretendiendo que hacen una magnífica aportación a la libertad de expresión y organización cívica pero que, en realidad, siguen teniendo ellos toda la autoridad para tomar sus decisiones a placer.

Vaya, realmente estaría indignado si no fuera porque, de todas formas, la mayoría de los primeros dieciséis jóvenes elegidos son priístas o aspirantes a serlo. Si no fuera porque, de todas formas, la convocatoria para ser parte del Consejo estuvo, de manera curiosa, muy limitada, y si no fuera porque, de todas formas, al secretario de la Comisión de la Juventud se le salió decir que si la presidenta de los jóvenes no puede tomar una decisión la alcanzaría a tomar el sustituto Andrés Hamdan, hijo de Ricardo Hamdan, casualmente priísta acomodado.  Digo de todas formas porque aunque hubiera un destello de posibilidad de que el Consejo Juvenil tuviera un impacto, de todas formas, tendrá las buenas intenciones comprometidas con el partido favorito de México.

Es una bárbara inclinación al autoritarismo, me parece que Torreón cada vez más se pierde en el laberinto de la avaricia, de la soberbia y del abuso insaciable de poderes.

 

Cargando....