Image default
Portada » Mas si osare un extraño cantante
Columnas Destacadas Opiniones

Mas si osare un extraño cantante

Ruta Norte Laguna | Jaime Muñoz Vargas | @rutanortelaguna

En la página 62 de Y retiemble en sus centros la tierra, novela de Gonzalo Celorio que comenté hace poco por estos mismos rumbos, el protagonista camina por el centro histórico de la Ciudad de México y en su ambulancia reflexiva se detiene a pensar en nuestro himno, un himno que se niega a ser bien memorizado. Al explicar el anómalo plural “centros” del tercer verso de la primera estrofa, piensa en los siguientes términos: “No era una figura retórica, como la que pluraliza la esencia de la patria o el destino de la nación para hacerlos más sonoros, más enfáticos: los destinos de la nación, las esencias de la patria. No. Lo de los centros era otra cosa. En su versión original (…) González Bocanegra escribió, con caligrafía demasiado laxa, una ‘a’ digamos que muy abierta, la cual fue interpretada como si se tratara de dos letras, ‘ce’, y como tales pasaron a la oficialidad y se hicieron del dominio público: y retiemble en sus centros la tierra en vez de y retiemble en sus antros la tierra. No en sus bajos fondos, en sus lugares de mala muerte (…), sino en sus entrañas, porque entonces la palabra antros, explicas, no tenía el significado de tugurio que tiene ahora, sino sólo el de entraña: caverna, cueva, gruta. Y retiemble en sus antros la tierra, que retiemble en sus cavernas, en sus grutas, en sus cuevas…”.

La letra de nuestro himno, hermosamente empatada a la música del catalán Jaime Nunó, fue escrita en metro decasilábico y retórica ajena al español de la poesía actual. Esto es lógico: en el siglo XIX el español literario de México estaba impregnado del estilo romántico, heroico, propio de aquel momento, de modo que sus imágenes y su selección de palabras hoy nos parecen extrañas, tanto que quizá necesitemos subtítulos para entenderlas.

Ya desde el comienzo ocurre esto: “el acero aprestad y el bridón” podría ser subtitulado a “tomen la espada y el caballo”, donde “acero”, por metonimia, es “espada”, y “bridón”, animal al que se le aparejan bridas, es “caballo”. Los dos famosos versos “Mas si osare un extraño enemigo / profanar con su planta tu suelo…” quedarían actualizados de esta forma aunque por supuesto pierden metro, rima y ritmo: “Pero si un extraño enemigo se atreviera / a pisar tu territorio con intención ofensiva…”.

Un poco por la distancia que hay entre ese estilo y el que hoy acostumbramos oír y leer, y otro poco por incuria a la hora de memorizar, varios cantantes han cometido pifias memorables sobre todo en espectáculos deportivos. Son inolvidables los papelones de Coque Muñiz, Ana Bárbara, Vicente Fernández y Julio Preciado, quienes tropezaron en alguno o varios de los versos y sumaron a sus respectivos currículos el bochorno de no saber con total fidelidad el himno de nuestro país. Podemos añadir a dos cantantes en esta ominosa lista: a un tal Luis Ramírez, creo puertorriqueño, y a un tal Jorge Alejandro, quienes en sendas interpretaciones del himno mexicano hicieron literalmente cagada la letra del poema patrio. El primero, Ramírez, no se sabía ni un verso y aún así entonó (es un decir) su monstruosa versión en un partido del América. El segundo defecó más o menos lo mismo en una “pelea” (inevitables comillas) de Julio César Chávez hijo.

Te puede interesar: Vitauva for ever

El más reciente desaguisado de esta índole ocurrió el jueves en el estadio de Santos Laguna. Lo perpetró el “cantante” (inevitables comillas) Pablo Montero, quien a la letra introdujo, entre otros gazapos, el verso “que en el dedo tu eterno destino”. Dado que es coterráneo y dado el escenario (la final Santos Laguna contra Cruz Azul), fue triste escuchar esa interpretación del himno pésima en todo sentido, pues a los errores de dicción y a la mala memorización de la letra se añadieron una cuadratura y una afinación lamentables de un intérprete que tiene todo, siempre lo ha tenido, para no triunfar en el mundo del canto.

La interpretación de nuestro poema nacional ha fallado tanto en tantas ocasiones que ya se convirtió en el momento más esperado en muchas ceremonias. Ojalá que en próximas ocasiones los cantantes no osen profanar con sus rebuznos el himno.

Artículos Relacionados

Habilitan registro de vacunación para personas de 30 a 39 años

Editorial

¿A poco no…? De habitantes… a ciudadanos

Juan Ceballos

¿A poco no…? Libertad de expresión: pura fachada

Juan Ceballos
Cargando....