Image default
Portada » «Ahí se olía el miedo»: Masacre de Allende cumple una década
Destacadas Memoria

«Ahí se olía el miedo»: Masacre de Allende cumple una década

El pánico reinó en el pequeño municipio de Allende, Coahuila, hace una década. Una masacre que se extendió por varias localidades dejó, al menos, 300 personas desaparecidas, cuerpos calcinados e inmuebles con orificios de bala por toda su estructura.

Proceso fue el primer medio nacional que publicó la noticia. Nadie lo creía; en un remoto lugar del norte de Coahuila, el Cártel de Los Zetas arrasó con todo lo que se interpuso en su camino. La paz quedó desdibujada. Las llamadas al número de emergencias para reportar múltiples incendios en lotes baldíos se reprodujeron por todo Piedras Negras.

Melva Frutos, periodista independiente que estuvo recorriendo la zona hace diez años, habló acerca de lo que percibió en aquel inhóspito lugar coahuilense.

«Llegamos ahí y se sentía miedo, había halcones por donde sea. Era muy evidente. Estaba la situación muy tensa, desde que llegamos lo notamos. En la plaza principal, cerca, estaba una casa toda destruida, sin los marcos de las ventanas, sin los protectores, ahí luego en pleno centro. La presidencia estaba cerrada, no nos quisieron atender.»

Entre el 18 y 22 de marzo de 2011, los Zetas saciaron su sed de venganza en toda la región. De acuerdo con el Yugo Zeta, escrito por Jacobo Dayán y Sergio Aguayo, al 089 se recibieron 1,451 llamadas de emergencia. Esto, para los investigadores, indica que la masacre trascendió más allá de Allende.

Melva Frutos explica que el terror invadió a las calles. Las pocas personas que estaban fuera de sus casas, estaban temerosas, atiborradas de nervios. El miedo se respiraba en cada esquina.

«Fuimos a la iglesia para ver si el Padre nos quería dar testimonio y nos corrió. Estaba muy nervioso, dijo que seguramente ya nos tenían ubicados, mientras ustedes están aquí ellos saben quiénes son, así.»

Toda la región de los cinco manantiales, que incluye a los municipios de Nava, Morelos, Allende, Villa Union y Zaragoza fueron sitiados. Piedras Negras, ciudad fronteriza, de acuerdo con el Yugo Zeta, posiblemente fue la más vulnerada.

Te puede interesar: Piden avances en investigación sobre masacre de Allende, Coahuila

«Dos testigos en los juicios de Estados Unidos aseguraron que en el fin de semana más violento, en Piedras Negras pusieron a 40 gentes de rodillas y las mataron a balazos», registra el Yugo Zeta.

«Era ya una violencia sistemática o sigue siendo la que se vive en esa zona del país. La gente está totalmente afectada, se decía de la colusión entre las autoridades y el crimen organizado, la gente vive bajo el terror. Ahí en, en ese momento, cuando fuimos, se olía el miedo», agregó la periodista independiente.

Son 10 años de una masacre que mantiene innumerables cabos sueltos. Para la autoridad la cifra oficial de muertos asciende a 28. Pero estudios y reportajes que se han escrito indican que esta cifra se quedó muy corta. En la memoria de los coahuilenses aún duele una tragedia en donde presuntamente participaron criminales y autoridades. La herida sigue punzando. El Gobierno Federal ya ofreció una disculpa pública, pero ningún discurso ha sido capaz de regresar la paz a una región desorbitada por la violencia.

Artículos Relacionados

Más de 140 millones destinados a aguinaldos y pensiones de burócratas

Editorial

Detienen a presunto feminicida de Alondra Barraza

Editorial

Dos heridos tras derrumbe en mina de carbón en Sabinas, Coahuila

Editorial
Cargando....