Image default
Portada » Necesidad de autocrítica
Columnas Destacadas Opiniones

Necesidad de autocrítica

Por Leonardo Crespo

La ceremoniosidad es probablemente el único factor que diferencia al informe de gobierno de una mañanera común y corriente.

El ejercicio de rendimiento de cuentas se caracterizó por ser otra típica gala de “todo lo hago bien”, “yo tenía la razón”, “nada me sale mal”, en la que se aplaudió a sí mismo ese país imaginario en el que vive nuestro presidente.

No quiere decir, y no quiero decir, que todo sea un caos. Que sea la peor época de la historia de nuestra nación, o que el trabajo del presidente sea tomar un látigo y castigarse porque la vida no sea perfecta para cada uno de sus conciudadanos. No, no es lo que pretendo.

Sin embargo, el presidente no parece entender que el trabajo de su gabinete (que se supone, está conformado por expertos en diversas materias) es señalarle cuál es la realidad de diferentes ámbitos de la nación, y su trabajo es escucharlo, no ignorar sistemáticamente todo lo que ellos plantean.

Por ejemplo, el presidente escuetamente admitió que existe una crisis económica y sanitaria, pero inmediatamente se quita el sabor diciendo “pero ya estamos saliendo de ello y yo les dije que ya iba a pasar”. En vez de escuchar a Arturo Herrera, secretario de la SHCP, quien aseguró hace unos días que el próximo año será el más difícil económicamente desde 1932.

El presidente tampoco parece entender que la única manera de mejorar algo es reconociendo que ese algo no es perfecto. Pero no es su culpa no poder entenderlo. ¿Lo entendemos nosotros?

Constantemente hablo y escribo sobre la necesidad de no ver la paja en el ojo ajeno, pero hoy la reflexión está orientada hacia uno mismo. ¿Soy capaz de analizar mis acciones y encontrarles defectos? ¿Vivo constantemente culpando a los demás, señalando a los demás, sin yo poder verme antes que a otros?
Igual que el presidente, es probable que nosotros estemos muy ocupados celebrando logros imaginarios, o responsabilizando agentes externos, e ignorando todas las señales en nuestras vidas y en nuestra realidad, de que las cosas no son como las creemos.

Te puede interesar: La práctica correcta de la perspectiva

Por eso digo, ¿podemos responsabilizar al presidente por ser así? ¿O tenemos que empezar a cambiar ese aspecto de nosotros mismos? Creo que si todos hacemos un ejercicio de autocrítica consciente y honesta, en las próximas elecciones es probable que elijamos a alguien diferente, porque al igual que con nuestras parejas, elegimos a alguien que se parece a nosotros.

Cuando se votó por AMLO, seguramente todos los que lo hicimos nos vimos en su idealismo, en su discurso de conciliación, en la necesidad de un cambio de régimen; pero no nos vimos en su necedad, ni en su autocomplacencia tal vez por el mismo problema de que no nos vemos lo suficiente para conocernos a fondo.

El presidente sí le está fallando a la nación a la hora de ignorar todos los problemas que posee. No nos fallemos a nosotros mismos como personas y enfrentemos nuestras responsabilidades.

Artículos Relacionados

AMLO advierte a gobernadores: «ni un peso más para los estados»

Editorial

En Nava, Coahuila, AMLO culpa a neoliberales por caída de CFE

Editorial

Mina de Pasta de Conchos será un memorial para mineros caídos

Editorial
Cargando....