Image default
Portada » ¿A poco no?… El dolor de la patria
Columnas Destacadas Opiniones

¿A poco no?… El dolor de la patria

Por Juan Ceballos Azpe

¿A poco no te duele México, a propósito del mes patrio? A mí sí. Me duele la Patria que, con un territorio tan rico en recursos humanos y naturales, ecosistemas, historia, cultura, tradiciones, etnias y demás, tenga a más de la mitad de sus hijos viviendo en la pobreza y el subdesarrollo educativo, ambiental y de salud; padeciendo los estragos de la delincuencia, la inseguridad y la ausencia de un auténtico Estado de derecho; sufriendo con impotente rabia la criminal corrupción e impunidad gubernamental, con la desolación de las promesas incumplidas de quien prometió erradicarlas, matando la esperanza de muchos quienes le dieron su voto confiados en esa promesa.

Me duele la Patria que, a 210 años de iniciar su lucha por emanciparse de la corona española y del yugo colonizador festeja su independencia que, paradójicamente, en estos tiempos de globalización, es una utopía, ya que toda nación, aun la más poderosa, depende de una u otra manera de otros países, más en esta etapa histórica, en la que el uso de combustibles fósiles ha entrado en su recta final, pero el gobierno mexicano, a contracorriente del resto del mundo, se aferra al pasado, negándose a la búsqueda de las fuentes limpias de energía como la eólica y la solar. Me duele la Patria por su incapacidad de lograr la autonomía en la producción de alimentos, ya que, genera sólo el 45% de los productos agropecuarios para abastecer la demanda nacional, y el estándar internacional es del 75%.

Te puede interesar: ¿A poco no…? El principio de una Patria nueva y el fin de un país de idiotas

Me duele la Patria cuya clase política gobernante ha defraudado las expectativas de sacar a la nación del ancestral subdesarrollo económico, político y social en que lo hundieron los regímenes priístas y panistas, en tanto que el actual, abanderando la cuarta transformación, se perfila a convertirse en una transformación de cuarta, cuya incapacidad, ignorancia, soberbia y ceguera han incrementado los índices de homicidios, insalubridad, delincuencia, cierre de empresas, desempleo, crisis económica y desprestigio internacional. Pero más me duele la apatía, indolencia, conformismo, indiferencia y valemadrismo de tantos millones de mexicanos idiotizados, paralizados y desconectados de la realidad, incapaces de ver el dolor de la Patria, pero peor aún, de no hacer nada por remediarlo. ¿A poco no…? ¡Ánimo!

Artículos Relacionados

¿A poco no…? Voces de ultratumba y cantos de progreso

Juan Ceballos

Sólo 25% de los homicidios contra mujeres en México se clasifican como feminicidios

Editorial

Coahuila registra cifra más alta de homicidios dolosos desde 2015

Editorial
Cargando....