Image default
Portada » Picaresca en parásitos
Columnas Destacadas Opiniones

Picaresca en parásitos

Ruta Norte Laguna | Jaime Muñoz Vargas | @rutanortelaguna

Como casi todo el cine que veo, tarde vi, apenas este fin de semana, la película Parásitos (Bong Joon-ho, 2019). Fuera de algunos detalles insignificantes que sería mezquino traer a cuento, me gustó. Es una cinta muy bien realizada, con montones de gestos interesantes en lo técnico y un guion aerodinámico, de esos cuyos hilos no terminan enredados en la cabeza del espectador. La historia es básicamente esto: una familia pobre se las malicia para parasitar laboral y económicamente a una familia rica. Lo que hay entre líneas es lo esencial, todo aquello que podemos inferir para situarnos en las muy diversas realidades del mundo marcadas por la grieta entre los pobres y los ricos, entre los que tienen de más y los que tienen nada o casi nada.

De manera esquemática, para que la alegoría quede clara, la película nos sitúa en dos extremos: por un lado, una familia de perdedores y maleducados; por otro, otra con casa de arquitecto famoso y bienestar en todos los rincones. Cierto que la precariedad de la familia pobre apenas parecería tal comparada con la precariedad que se padece en una favela de Brasil, pero aceptamos que son pobres en un país rico, Corea. También es cierto que el jefe de familia rico no es en este caso el hijo de Carlos Slim, sino un winner del mundo tecnológico, al parecer un beneficiario del despiadado ascenso social. Con eso es suficiente para marcar el contraste, la brutal diferencia que hay entre unos y otros, aunque racialmente sean lo mismo.

El discurso de la meritocracia machaca como dogma que sólo debe progresar quien lo merece, quien “hace méritos”. Si esto fuera lógico, los primeros afectados por esta ley serían los hijos de quienes hicieron méritos, y en el caso de Parásitos, la hija adolescente y su hermano niño, dado que desde su nacimiento no han hecho nada para merecer lo que reciben. Esto, claro, no sucede en la realidad, pues en general el viento que sopla desde la infancia para los hijos ricos es favorable o al menos más benigno que el de los hijos pobres.

Te puede interesar: A mí se me hace cuento

Lo que queda, pues, a quien no ve nada claro durante la infancia es, con harta frecuencia, el camino de la lucha a ciegas, una lucha por lo común tan desesperanzada y trastabillante que muchas veces deriva en la picaresca, es decir, en la maliciosa invención de estratagemas para ganarse la vida como se pueda y sin garantía de nada, a lo mucho obtener lo suficiente para irla pasando. Es precisamente lo que vislumbra el hijo de la familia pobre en Parásitos: para salir del hoyo (literal, pues él y su familia viven en un sótano) aprovecha una mínima coyuntura laboral con el fin de colar a todo su clan.

Luego de que logran su cometido, como suele suceder a todos los que viven en la precariedad, una variación en el reacomodo de la realidad termina por convertirse en turbulencia, de ahí que los pobres casi no puedan planear nada: mañana es mucho futuro para ellos, así que apenas pueden conformarse con tener “seguro” el efímero presente.

Parásitos atraviesa por la humillación y el resentimiento. Pese a sus pinceladas de humor, es una película muy triste porque nos confronta con la desigualdad, con el deseo de mejorar y no saber cómo demonios lograrlo. El simplismo de decir que “la hacen” sólo los que quieren/luchan queda aquí muy cuestionado.

Artículos Relacionados

Streaming del documental «La utopía de la mariposa»

Fernando De la Vara

37 segundos: Momentos que cambian toda una vida

Leonardo Crespo

Malèna

Leonardo Crespo
Cargando....