Image default
Portada » Presidentes contra la corrupción, desenlace final
Columnas Destacadas Red es Opinión

Presidentes contra la corrupción, desenlace final

Por Moisés Picazo Salazar

El combate a la corrupción por presidentes mexicanos ha sido la permanente bandera que han esgrimido todos los que han llegado a liderar la república. Hasta la fecha no se han visto los resultados de esta tarea, ni siquiera de manera temporal,  sino al contrario, ha sido paradigmática en México y ha alcanzado fama a nivel mundial.

Es necesario hacer este pequeño recorrido porque ahora estamos otra vez con la misma expectativa de que México cambiará y nos volveremos un pueblo honesto, trabajador, ético, respetuoso de leyes y normas de conducta; desde el más encumbrado funcionario hasta el más simple ciudadano o juan pueblo.

Para no exagerar y no hacerlo tan extensivo, empecemos con Carlos Salinas de Gortari, presidente de 1988 a 1994, por fin se acabaría la corrupción, el nido de ratas en el que se convirtió a Pemex sería limpiado, despilfarros en Las Vegas, robo a trabajadores, al erario, a los bienes de nuestra patria. Se detuvo a La Quina, Joaquín Hernández Galicia, se le enjuició y a la cárcel, después fue liberado y se fue a vivir a Cuernavaca, pues como parte del castigo no se le permitió volver a Tamaulipas y ahí murió y también murió todo el circo desde mucho antes.

Ernesto Zedillo Ponce León, presidente de 1994 a 2000, con él sí se haría la limpieza de corruptos,  para empezar metió a la cárcel a Raúl Salinas de Gortarí, nada más y nada menos que el hermano del expresidente CSG, por fin el país cambió. ¿Qué sucedió? Fue liberado y restituidos sus bienes, incluso los depósitos en bancos extranjeros que nunca se le decomisaron.

Vicente Fox Quezada, presidente de 2000 a 2006, la gente en México ya estaba harta del autoritarismo, de la corrupción y prepotencia de los gobiernos priistas, ¡por fin alguien que salvaría al país! Y se dio la alternancia, se acabó el PRI, Fox iría por los peces gordos y no simples charalillos y sacaría las ratas, víboras prietas, tepocatas de Los Pinos.

Conclusión: se alió con Salinas, Elba Esther Gordillo, Romero Deschamps y Marthita ayudó. A pesar de que el “pueblo bueno y sabio” le decía en El Angel “no nos falles”, y falló.

Felipe Calderón Hinojosa, presidente de 2006 al 2012, le declaró la guerra al crimen organizado, ahora sí se acabó la corrupción, la impunidad, la inseguridad, y a pesar de la crisis económica y la pandemia de gripe del mismo año, el país logró salir adelante, pero de la inseguridad, crimen organizado, corrupción, impunidad, nada relevante y todo siguió igual.

Más de Moisés Picazo Salazar: La verdad ahora ya no es verdad

Enrique Peña Nieto, presidente de 2012 a 2018, metió a la cárcel en la que en realidad nunca estuvo, a Elba Esther Gordillo, fuera de eso no fue el año de Hidalgo sino «el sexenio de Hidalgo» y la corrupción, impunidad, crimen organizado, inseguridad, bien gracias.

Andrés Manuel López Obrador presidente de 2018 a 2024 y aquí se transcribe tal cual la situación cuando Fox era candidato, ver arriba: « …la gente en México, ya estaba harta del autoritarismo, de la corrupción y prepotencia de los gobiernos priistas, ¡por fin alguien que salvaría al país! Y se dio la alternancia …», ya empezó el circo con Lozoya, hablaremos dentro de cuatro años o antes si es posible.

Solo tres malas noticias: este acusado tiene un excelente abogado: AMLO, que está dando al traste con el debido proceso con sus declaraciones, otro: los delitos de sobornos para la campaña de Peña, ya prescribieron, y el último, los delitos que le quedan para ser acusados no son delitos graves, por eso está en su casa y gozando de cabal salud.  

Artículos Relacionados

Escapar para sobrevivir, el desplazamiento interno en México

Itzel Ramírez

Corrupción normalizada, un mal demasiado anormal

Editorial

¿A poco no?… El dolor de la patria

Juan Ceballos
Cargando....