Las protestas contra el presidente Andrés Manuel López Obrador le robaron protagonismo al coronavirus durante el fin de semana y merecen su análisis más allá de estar a favor o en contra de ese movimiento que muchos asociaron con la gente fifí y los adversarios del tabasqueño.

La Comarca Lagunera no fue ajena a estas manifestaciones y los medios locales documentaron la caravana de vehículos que recorrió algunas de las principales vialidades de la región para exigir la salida del representante popular con mayor aprobación de la historia reciente, sin embargo lo cuestionable de ellas tiene que ver con que sus protagonistas no están familiarizados con mucho de lo que dicen.

Argumentar la salida de un presidente por un declive económico parece sensato, pero acusarlo de comunista cuando nuestro país no podría estar más lejano de ese tipo de políticas es una estupidez.

Desde luego todos están en posición de expresar su sentir al tomar las calles, pero sus movimientos tienden a dibujar contrasentidos cuando parecen ignorar lo que realmente sucede en su país. Hablar de que AMLO encabeza un golpe de estado democrático está fuera de lugar al igual que protestar en vehículos con mensajes para pedir el regreso de las políticas en pro de las energías limpias.

Hay banderas y causas que podrían tomar para presionar al gobierno y que aplican muy bien para esta zona de México: esclarecer la megadeuda de Coahuila que dejó Humberto Moreira, dar con el paradero de miles de desaparecidos y frenar la sobreexplotación de los mantos acuíferos, ¿por qué no hacerlo en lugar de nada más fijarse en cosas que parecen berrinche?

El presidente no tardó mucho en responder a esas voces que manifestaron desprecio a su gobierno: les pidió no comer ansias y esperar a las elecciones del año entrante o bien al 2022, cuando acordó someter a consulta la continuidad de su sexenio.

Te puede interesar: (VIDEO) Agreden a reportera en clínica del IMSS de Saltillo

López Obrador cada mañana abre el debate a través de sus populares mañaneras y polariza con fuerza. Las redes sociales y ahora las calles empiezan a reflejar una parte de ese encono.

El tabasqueño tiene el derecho también a decir lo que piensa, así como los ciudadanos que gobierna, pero algo de inteligencia al momento de soltar dardos venenosos contra los que llama “conservadores y fifís” no estaría mal.

Al fragmentar a la población en buenos y malos cae en el grave error que sus adversarios cometieron al considerarlo un peligro para México. Sus opositores en esas marchas o manifestaciones parecerán pocos, pero con el suficiente tiempo y polarización de la sociedad pudieran acrecentarse.

Lo que queda para la reflexión es lo que pueda pasar si movimientos como estos adquieren un eco inmenso y ganan terreno en la arena política: prejuicios y desconocimiento al tomar decisiones en temas trascendentales para la vida pública nacional.

1 COMENTARIO

  1. De seguro votaste por el date cuenta de las malas decisiones que toma aparte querer continuar su sexenio no te parece un poco anti democrático?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí