Portada Reportajeinvestigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel Riquelme
Image default

¿A poco no has escuchado hablar del síndrome de la rana? Ese al que la meten en una olla con agua fría a fuego bajo, para que lentamente se vaya acostumbrando al calor, de tal forma que no siente cómo se va quemando poco a poco, y cuando se da cuenta, ya es demasiado tarde para saltar. Esto es lo que parece estar sucediendo con los mexicanos, a los que poco a poco les van quitando derechos y privilegios ciudadanos, con una lentitud precisa para que exclamen en cada resta: que tanto es tantito.

Dígalo si no el que se le reduzcan las posibilidades de deducción de impuestos o que se le recorten recursos a órganos autónomos y a rubros prioritarios como educación, salud y seguridad, pero no se toque para nada el presupuesto de los partidos o que se eliminen apoyos a deportistas, artistas y científicos, entre otros, para darlos a programas que, más que sociales, son electoreros y, prueba de ello, es que se les da dinero a todos los adultos mayores, aunque no lo necesiten y tengan su buena pensión.

También poco a poco se va minando el Estado de derecho con violaciones a las leyes y a la propia Constitución, esa misma que el presidente prometió respetar, incumpliendo su promesa. Prueba de ello es la cínica imposición de la presidenta de la CNDH, militante de Morena, a pesar de que la normativa prohíbe que su titular pertenezca a un partido. Y qué decir de las flagrantes violaciones a la ley con la famosa y distractora rifa del avión presidencial, que no es propiedad del gobierno porque está arrendado y que no puede ser sorteado por la Lotería, que sólo está facultada para ofrecer premios en efectivo y no en especie, entre otras irregularidades.

Te puede interesar: ¿A poco no…? Tesoro de la naturaleza víctima de la estupidez humana

También es indignante la violación a los derechos humanos de los migrantes a quienes el propio AMLO prometió defender y apoyar, así como el trato humillante que reciben los miembros del Ejército que no pueden responder a las agresiones por orden presidencial, así como el hecho de minimizar los ataques cibernéticos de hackers a Pemex, entre muchos otros casos aberrantes. Hay una clara percepción en el círculo rojo de que las decisiones y acciones del presidente de debilitar a los contrapesos del poder van encaminadas a conseguir la reelección en 2024. De ahí la urgencia del despertar ciudadano para cambiar el amenazante panorama existente por el tranquilizante horizonte luminoso que nos permita dejar de enfrentar el dilema de las ranas mexicanas y saltar de la olla antes de que sea demasiado tarde. ¿A poco no…?

Artículos Relacionados

Texas se blindará de frontera coahuilense con tanques de guerra

Editorial

Migrantes denuncian explotación apoyada por autoridades mexicanas

Editorial

En Eagle Pass, frontera con Coahuila, mueren dos migrantes en volcadura

Editorial
Cargando....