Se habla por todos lados de la opacidad y falta transparencia en el manejo de los fondos públicos del estado de Coahuila, aun en el mismo congreso, ejemplo la actuación de los diputados, quienes supuestamente nos representan, pero votan según les indica el ejecutivo, ya sean del PRI, Morena, PRD o el “independiente” de UDC.

Para empezar, no se ha logrado avanzar nada con  respecto a la megadeuda de Coahuila, que según cálculos conservadores y al paso que vamos, llegará a los cien mil millones de pesos, incluidos intereses y servicios financieros en un plazo de 50 años. Por ello los habitantes de Coahuila seremos los más endeudados per cápita de todo el país, circunstancia que generará carencia de obras , escuelas, carreteras, hospitales, servicios de salud, educación, medicinas, agua, drenaje, seguridad, empleos y un largo etcétera.

Por otro lado, ¿a cuántas generaciones futuras se les heredará esta situación, contrariamente a la que heredamos de los generaciones pasadas de laguneros y que ahora ni por asomo podemos compararnos, y que con  justa razón tendrán todo el derecho a reclamarnos? Esto viene a propósito de las futuras elecciones para renovar el congreso del estado el próximo domingo 6 de junio de este 2020, en la que para colmo, algunos podrán reelegirse, según ellos hacen sus leyes a modo y para beneficio personal y no de la ciudadanía.

Te puede interesar: ¿Por qué medir el desempeño de los diputados de Coahuila?

Estas prácticas de no representarnos no se acaban y la última fue en la sesión de congreso del 3 de marzo en el que se votó a favor de la aprobación de la cuenta pública del 2018, a pesar de las anomalías que se denunciaron por dos diputados del PAN, sobre todo por uno de ellos, el resultado fue el siguiente: 10 diputados del PRI, obviamente, una diputada de Morena, una diputada del PRD y el “independiente” de UDC dan un total de 13 votos contra 9 del PAN, 2 de UDC y un “independiente” de Morena: total 10 en desacuerdo de aprobar esa cuenta pública arreglada, contra 13 a favor de que todo está bien. En fin, se impuso la “mayoría democrática”, por no decir el «mayoriteo», como en los buenos tiempos de la dictadura perfecta (Vargas Llosa dixit).

Por lo tanto, el llamado a toda la ciudadanía es que estas próximas elecciones locales participemos, ya que todo mundo las califica como “huérfanas” porque le damos importancia a estos “sujetos obligados” (Art 6º CPEUM), quienes son servidores nuestros y no nosotros de ellos.

Solamente vean el segundo párrafo de este texto para que se den cuenta cómo nos afectan si dejamos que hagan lo que ellos quieran.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí