Image default
Portada » El sistema que hunde a la comunidad coahuilense
Destacadas Lo cotidiano Noticias regionales

El sistema que hunde a la comunidad coahuilense

Editorial | @RedesPoder

Dentro de los conceptos que promueve el capitalismo y el sistema político y económico que imperan en México y Coahuila, existe uno que indigna y remueve las entrañas de muchas personas: e desarrollo.

Al recorrer Coahuila, por ejemplo, lo que destaca, rápidamente, es que, al menos, 33 de los 38 municipios de la entidad se caracterizan por ser muy pequeños, casi despoblados, con pocas opciones para sus habitantes, áridos, sucios y abandonados.

Así, podemos ver que lugares como Nadadores o Sacramento o Castaños o Allende o Nava son lugares recónditos, como si fueran pueblos fantasma, con economías flotantes y con cero desarrollo.

¿Por qué en Coahuila no avanzan todos los municipios? Por qué, a pesar de los millonarios presupuestos, ¿la gente pobre sigue siendo pobre?

De acuerdo con el avance de gestión financiera del estado de Coahuila, en la entidad apenas se presupuestó poco más del 6% del recurso disponible para todo el año en inversión pública, es decir, obras civiles.

Este porcentaje se queda muy por debajo de la cifra que se recomienda para promover el desarrollo, que gravita entre el 12 y el 14 por ciento del presupuesto.

Ni el gobernador ni los partidos ni su gabinete ni los mismos empresarios, tienen la voluntad política y social como para promover gobiernos que desarrollen obra pública en beneficio de las y los  habitantes y, al mismo tiempo, para hacer de Coahuila un lugar más competitivo y cómodo para quienes trabajan aquí o para quienes les gustaría invertir en estas tierras.

El sistema, en lugar de seguir a pie juntillas lo que se tiene que hacer para dar mejores condiciones de vida a las personas, opta por despilfarrar recursos en aparatos burocráticos muy costosos que mantienen, a su vez, una estructura clientelar que ayuda a mantener el poder.

Es así que, durante el primer trimestre de 2021, la administración estatal recortó recursos para el concepto de obra pública y le inyectó, al mismo tiempo, 500 millones de pesos más al presupuesto asignado para ayudas sociales.

Te puede interesar: Más ayudas sociales y menos obra en época preelectoral en Coahuila

Lamentablemente, el manejo de los presupuestos depende, en gran medida, del contexto político. Si en el año en cuestión hay elecciones, definitivamente se van a destinar una importante cantidad de recursos en programas proselitistas, populistas y electoreros que ayuden a cooptar la intención del voto. Por otra parte, si en ese mismo año no hay elecciones, el gobierno simplemente opta por dejar pasar el tiempo, tejer estructura, solidificarse en la base y esperar a que llegue el momento para tratar de preservar el poder a través del empuje del presupuesto.

El sistema, en general, está para hundir y mantener presionados a quienes están abajo y, de ninguna manera, promueve o procura el desarrollo y el crecimiento de los pueblos.

Artículos Relacionados

Homicidios LGBT+ en Coahuila: los asesinatos que no se cuentan

Editorial

Pese a denuncias, Leticia Herrera buscará gubernatura de Durango

Editorial

Estados Unidos fija fecha de reapertura de frontera con México

Editorial
Cargando....