Por Tomás Del Bosque

“Había nacido en distintas partes del Oriente, dónde hizo perecer a muchísimos habitantes. Luego, sin detenerse, se extendió de país en país, siguiendo su ruta hacia Occidente, cayendo al fin sobre nuestra desdichada ciudad”

Giovanni Boccaccio 

Reseña de investigaciones etnográficas sobre las percepciones de trabajadores del sector Salud, tanto público como privado, sobre la forma en que viven la contingencia, cómo se maneja la situación por parte del Gobierno y en sus centros de trabajo, habilidades que consideran desarrollaron durante este tiempo, así como sus principales preocupaciones y consuelos. 

La cita con la cual inició este artículo es tomada de “El Decameron” de Giovanni Boccaccio, libro escrito en el año 1353, obra cumbre y simiente del Renacimiento, en dónde en su Introducción narra la forma en que la población de Florencia en Italia vivió la pandemia de la “Peste Negra” en 1348, así como los diferentes comportamientos que tuvo la gente ante esta situación.

A manera de referente, se tomó esta cita para dar a conocer las diferentes perspectivas en la Comarca Lagunera durante la segunda y tercera fase de la contingencia por COVID 19, se solicitó a un equipo de investigadores realizar una investigación cualitativa en la cual entrevistaron a diez personas cada uno durante el periodo comprendido durante la fase dos e inicios de la fase tres de la pandemia de marzo a mayo del 2020.

Se utilizó una guía semiestructurada para que las entrevistas reflejaran las perspectivas en temas como la forma en que viven la contingencia, opiniones sobre la forma en que se maneja la situación por parte del gobierno y en sus centros de trabajo, sus principales preocupaciones y consuelos, así como las habilidades que consideran desarrollaron durante este tiempo.

Dentro de una muestra de 130 personas con diferentes ocupaciones y edades, se entrevistaron a trece personas, tanto hombres como mujeres, que se desempeñan como médicos, enfermeras y otros puestos del Sector Salud, tanto público como privado, por lo que este artículo es una reseña general de los testimonios en las entrevistas realizadas por Alexis Hernández Treviño, Alma Rosa Quiroz Guerra, Carmen del Toro Meza, César Miranda Guardado, Hermelinda Guzmán Daniel, Janeth Tostado Quezada y Ma. De Lourdes Limones Aguilar, a quienes agradezco su generosidad al permitirme realizar esta reseña con base a su trabajo.

A la pregunta sobre cómo han vivido la contingencia, emergieron en el personal de salud entrevistado sentimientos como preocupación, estrés, tristeza, temor y enojo como los principales sentimientos.

La principal razón para estar preocupados son el temor de contagiarse y contagiar a su familia.  Por lo mismo, sienten tristeza de tener que aislarse de sus familiares y seres queridos ante el temor de contagiarlos.   Sus principales motivos para estar enojados son la irresponsabilidad con que alguna parte de la población actúa al no seguir las indicaciones para evitar mayores contagios, incluso uno de los entrevistados externó su preocupación al estar expuesto a una agresión durante sus traslados del trabajo a su casa por portar uniforme de hospital.       En general lo que les más los estresa es su seguridad y que puedan incrementarse los contagios y las defunciones, así como de que los hospitales lleguen a saturarse.

Se les preguntó sobre la forma en que consideraban que en sus lugares de trabajo se manejó la contingencia, a lo que casi de manera unánime respondieron que aunque hubo una cierta desorganización al inicio, conforme la situación fue avanzando los hospitales actuaron adecuada y responsablemente, mejorando los sistemas de prevención, aunque obligados a optimizar los recursos por falta de material y equipo de protección para el personal, lo que en algunos casos generó justificadas protestas por no contar con este equipo, siendo el desabasto del mismo la principal preocupación del personal de salud en sus puestos de trabajo.

Más de Tomás Del Bosque: El Home Office en tiempos del coronavirus

En la pregunta referente a la forma como percibieron que el Gobierno Federal manejó la situación, la mayoría coincide en que al inicio el Gobierno no tomó la situación tan en serio como debía, por lo que no pudo proveer a los hospitales de los insumos necesarios a tiempo, pero concuerdan en que posteriormente las autoridades de salud manejaron muy bien la situación ante la gravedad del problema, aunque no estaba completamente en sus manos evitar que gente siguiera saliendo de casa.

Durante este periodo de tiempo sus principales prioridades fueron la salud de sus pacientes, la seguridad propia y la de su familia, así como tener un mayor control de sus gastos, siendo sus principales consuelos saber que la pandemia es temporal, que cuentan con un ingreso fijo, y en algunos su fé en Dios.

Dentro de las habilidades que sienten desarrollaron en ese tiempo fue poder identificar los síntomas de enfermedad y realizar su trabajo con mayor rapidez, así como la empatía, la paciencia y la tolerancia, aunque esta última admitieron que en ocasiones es fácil perderla.

A la pregunta sobre cosas que hizo en este periodo y que antes no hacía, sus respuestas fueron principalmente ver noticias en la TV, comunicarse más a través de la tecnología y evitar el contacto físico.

Dedicado a la memoria del

Doctor Abel Galindo Escandón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí