“El camino para estar a salvo es no sentirse seguro nunca”

Benjamín Franklin

 

En un ejercicio de investigación utilizando el cuestionario Guía de Referencia I, sugerido por la NOM 035 STPS para identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos, se encuestó de manera anónima a empleados de pequeñas y medianas empresas en la Comarca Lagunera, teniendo como resultado que una tercera parte de la muestra analizada de trabajadores presenció o sufrió un acontecimiento traumático severo, apareciendo los asaltos y cualquier otro evento que ponga en riesgo su vida o salud, y/o la de otras personas como los primeros en lugar de frecuencia en trabajadores a nivel operativo, profesional y técnico, mientras que en los trabajadores a nivel supervisión y gerencial fue más común el sufrir de  amenazas, siendo la principal afectación de haber presenciado o sufrido estos eventos traumáticos severos la dificultad para dormir.

El 23 de octubre del 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018: Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención, de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a través del Comité Consultivo Nacional de Normalización en Seguridad y Salud en el Trabajo, con el objetivo de establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, definiendo como “Acontecimiento traumático severo” aquel experimentado durante o con motivo del trabajo que se caracteriza por la ocurrencia de la muerte o que representa un peligro real para la integridad física de una o varias personas y que puede generar trastorno de estrés postraumático para quien lo sufre o lo presencia.

Te puede interesar: Diferentes perspectivas de las relaciones interpersonales y la sexualidad en la Generación X

La vigencia de esta norma entró en vigor al año siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, o sea el 23 de octubre del 2019, y se encuentra dentro del Marco Jurídico del Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo, y que obliga al patrón a identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral y a valorarlos clínicamente, así como a adoptar medidas preventivas (Apolonio, Joaquín 2018).

En la norma 035 se define asimismo como “Factores de Riesgo Psicosocial” aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada de trabajo y la exposición a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral al trabajador, por el trabajo desarrollado.

Con el fin de tener un acercamiento de los probables resultados de la NOM 035 STPS en pequeñas y medianas empresas, se realizó durante los meses de noviembre 2019 a febrero 2020 un ejercicio de investigación, obteniendo una muestra de 168 individuos que laboran en pequeñas y medianas empresas de los sectores comercial, industrial y de servicios con menos de 100 empleados.

El tamaño de la muestra representa un nivel de confianza del 95% con un margen de error del 7.56%.      Aunque este margen de error no se considera científico, si se le puede denominar como un margen de error estratégico, ya que “para estudios de un segmento de mercado, un margen de error del 8% es tácticamente viable” (Kaden, Robert 2006).   Por lo que el tener una muestra con un margen de error menor al señalado por Kaden permite conocer el comportamiento muy aproximado a la realidad de una población, en este caso pequeñas y medianas empresas.

En este primer ejercicio sólo se consideró analizar las respuestas del cuestionario Guía de Referencia I sugerido por la Norma 035 para identificar los factores de riesgo psicosocial en el trabajo enfocados a acontecimientos traumáticos severos.

Para identificar a los trabajadores que fueron sujetos a acontecimientos traumáticos severos y que requieren de una valoración clínica, la Norma 035 sugiere esta guía de referencia I, que maneja como ejemplo un cuestionario en formato dicotómico (sí/no) que permita identificar si el trabajador presenció o sufrió alguna vez, durante o con motivo del trabajo un acontecimiento traumático severo,  como accidentes que tengan como consecuencia la muerte, la pérdida de un miembro o una lesión grave, asaltos, actos violentos que derivaron en lesiones graves, secuestro, amenazas o cualquier otro que ponga en riesgo su vida o salud, y/o la de otras personas, y en caso de que así haya sido, el mismo cuestionario incluye catorce preguntas que permiten identificar las consecuencias de ese acontecimiento durante el último mes de haber aplicado el cuestionario, con el fin de identificar si ese trabajador sufrió de recuerdos persistentes sobre el acontecimiento, si realizó un esfuerzo por evitar circunstancias parecidas o asociadas al acontecimiento, así como la afectación que tuvo como consecuencia.    Para tal efecto la Norma 035 estipula el requerimiento de especialistas en salud clínica sólo para estos casos graves.

La muestra se compuso de 61% de hombres y el restante 39% de mujeres que laboran en diferentes empresas con menos de 100 empleados de los sectores antes mencionados.   De la muestra, los jóvenes menores de 40 años representaron el 44%. Por tipo de puesto, el 56% se desempeña en puestos operativos, un 27% en niveles profesional o técnico y un 17% a nivel supervisor y gerencial.   En la muestra el 41% de los individuos manifestó tener estudios universitarios, 35% de la muestra tuvo un nivel educativo de bachillerato o técnico, y 24% con algún grado de estudios a nivel de educación básica.  El 57% de los encuestados manifestaron vivir con una pareja estando casados o en unión libre, y el restante 43% el vivir sin pareja, al ser solteros, viudos o divorciados.

Del total de la muestra de 168 individuos, el 36% manifestó haber tenido un acontecimiento traumático severo, presenciando o sufriendo alguna vez, durante o con motivo del trabajo un acontecimiento que represente un riesgo psico-social grave.   De estos, el que tuvo una mayor frecuencia de mención fue el acontecimiento de asalto, mismo que represento un 18% de la muestra total y un 29% del total de acontecimientos registrados.

Realizando análisis de ANOVA a la muestra, se identificó que aquellos trabajadores que están a nivel operativo fueron los que más estuvieron expuestos a accidentes, que los trabajadores con nivel profesional y técnico, junto con los de nivel operativo fueron los que más sufrieron asaltos, mientras que el personal a nivel supervisor y gerencial fueron los que más recibieron amenazas.

Realizando pruebas “t” a la muestra se encontró con que es más común en los hombres que en las mujeres haber presenciado o sufrido alguna vez, durante o con motivo del trabajo un acontecimiento traumático severo, específicamente actos violentos y amenazas.   Asimismo, con pruebas t se encontró en la muestra investigada que las consecuencias de haber sufrido un acontecimiento traumático severo, como experimentar en el último mes dificultad para dormir, el sentirse irritable o con arranques de coraje, dificultad para concentrarse o el sentirse nervioso y sobresaltado es más común en aquellos trabajadores que por la naturaleza de su trabajo rotan turnos que en aquellos que tienen un turno diurno fijo.

Haciendo un análisis de factores con R cuadrada, se identificó en los trabajadores que sufrieron un acontecimiento traumático severo a tres segmentos de comportamiento, entre los cuales se encuentran aquellos que durante el último mes se han sentido alejados o distantes de los demás, un segundo segmento que ha tenido dificultades para dormir y concentrarse, se sienten irritables y sobresaltados por cualquier cosa, así como un tercer segmento que ha tenido sueños sobre el acontecimiento que le producen malestar de forma recurrente.

En análisis de correlaciones se encontró en la muestra analizada que en aquellos trabajadores que sufrieron asaltos está asociado principalmente a actos violentos que derivaron en lesiones graves, a sentirse irritable o con arranques de coraje y a evitar todo tipo de actividades, lugares o personas que motivan recuerdos del acontecimiento.  En aquellos trabajadores que sufrieron o presenciaron un acontecimiento como el haber recibido amenazas manifestaron tener como consecuencia dificultades para dormir.

Dentro de este mismo análisis de correlaciones se encontró con que el evitar todo tipo de actividades, lugares o personas que motivan recuerdos del acontecimiento está asociado a sentirse alejado o distante de los demás, y que el haber disminuido el interés en las actividades cotidianas está asociado principalmente a tener dificultad para expresar sentimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí