En Netflix, la serie de The 100 está privada de dos temporadas, muy dos mil catorce ellos. Actualmente hay ya tres temporadas llenas de acid fog, de grounders asesinos, de mountain men envidiosos y de Arcadianos solidarios. La serie está llena de buenas tramas al estilo señor de las moscas de William Golding, y al estilo Ensayo sobre la ceguera de José Saramago; la serie está llena de Fin Collins, de Clarke Griffin, de Bellamy Blake y de, Dios mío: Octavia Blake. Todos personajes y actores que se quiebran la cabeza por encontrar la forma de seguir sobreviviendo, en el show y en la tierra recién habitada por ellos.

The 100 es una realidad alterna, donde la trama comienza  en una nave espacial denominada el Arca, como el Arca de Noé (no se quebraron  mucho la cabeza buscando analogías literarias). En ésta Arca viven un montón de sobrevivientes que se salvaron de morir intoxicados noventa y siete años atrás por un planeta que por andar de guerra en guerra terminó jugando con las moléculas y los átomos y la realidad hasta que el lugar se volvió inhabitable. La Tierra, ubicada atrás de venus y adelante de marte y dentro del brazo de Orión en la Vía Láctea y adentro del supercúmulo Virgo, result

En ésta Arca hay un jefe de jefes que es el canciller, él, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Espacial (SCJNE), es quién decide quién es floatedeado o no, “floated” o “volado”, en el mundo de los 100, significa ser puesto en una cámara de salida al universo, luego ser expulsado sin traje de astronauta hacia el espacio y posteriormente asesinado por el ebulismo, la reducción de presión y la falta de oxígeno. Según la constitución espacial, a uno lo vuelan al espacio si viola algunas de las leyes impuestas, excepto si tienes menos de dieciocho años. Entonces, si uno comete un delito espacial y no tiene edad para tomar en la Ciudad de México, es cuando lo encarcelan.

La trama comienza cuando a cien encarcelados, o sea infractores de la ley y menores de edad, los ponen en una nave y los mandan a la tierra para ver si es habitable o no. Aterrizan mas o menos noventa y siete de esos cien, los otros fallecen en el intento, y esos noventa y siete descubren que, en efecto, la tierra es respirable, pisable y observable.

A partir de ahí, entre todos ellos hay madrazos, groserías, discusiones, juegos de poder, frases motivacionales, gritos, presunciones, rubias, morenos, blancos, latinos, asiáticos, y, sobre todo lo demás, una inmensidad de hormonas adolescentes cuyo resultado evidente son los besos, los abrazos, las miraditas de amor, los enamoramientos, las relaciones y bueno, son gringos: el sexo a montones. También hay solidaridad, hay madurez, hay fortaleza, liderazgo, empatía, pasión, arte, evolución. Los personajes se metamorfosean como a Kafka se le metamorfoseó Gregorio Samsa y como a Robert Louis Stevenson se le metamorfoseó Jekyll en Hyde y como a Goethe se le metamorfoseó el perro caniche en Mefistófeles. Cambian conforme las vivencias, conforme alguien se muere o es asesinado, conforme a las malas decisiones.

Las series, creo yo, está puestas en la televisión y en Netflix y en HDfull.tv y en ver-series.com y en pelispedia.tv y en streaming.to y en serieszone.com y en otras joyas piratas  para que uno pueda aprender valores de la vida. Para que uno como adolescente, cuando no escucha a sus papás, a sus tíos, a sus abuelos y a los maestros, pues que escuche al artista que aconseja a través de su personaje, que comparte sus emociones y lidia con ellas de la manera más sana posible.

The 100 no es la serie que ganaría las olimpiadas en una olimpiada para series, pero son muy buenos los cuarenta minutos cada que sale un capítulo y son muy buenos los adrenalinazos de excitación con las escenas, los dopaminazos de felicidad cuando resulta que no se murió ninguno y los bajones de serotonina cuando sus esfuerzos por sobrevivir entristecen porque no dan frutos; son muy buenos, también, los cliffhangers cada final de temporada y son muy buenas las discusiones políticas que uno tiene al terminar el capítulo.

Por eso la recomendación de éste domingo de Netflicsear es la primera temporada en Netflix y las otras dos con su respectivo servidor ilegal. Claro, siempre con un montón de papas, palomitas, hamburguesas, pizza y helado para la versión carnívora de ustedes y papas, palomitas, hamburguesa de tofu y leche de ajonjolí con cúrcuma para la versión vegetariana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, haz un comentario
Por favor, pon tu nombre aquí