Portada Reportaje
Image default

En ésta realidad, la de Mr. Robot, el pueblo de Estados Unidos se ve asediado por un mal muy realista: E-Corp, una conglomerado multibillonario y multinacional cuyo negocio son la fabricación de artículos tecnológicos y la creación de un sistema financiero crediticio que propone un manejo monetario virtual, facilitando el control federal de las compras y las ventas, del proceso bancario y de la seguridad económica particular y organizacional. Ante ésta novedosa y prometedora campaña, existe All Safe, un grupo de Godínez informáticos que se encargan de evitar y prevenir los hackeos cibernéticos y los asaltos virtuales. Habiendo planteado un sistema de importancia nacional, E-Corp termina por relacionarse con el gobierno, especialmente el FBI, con tal de ambos trabajar en conjunto para proteger la economía y seguridad virtual de los ciudadanos, de tal manera que la corrupción y la búsqueda insaciable de poder encaminan a ambas instituciones a actos ilícitos, pero «necesarios», con la información privada de los gringos.  Con todo esto en riesgo, pareciera que de pronto los criminales más buscados en el orbe se convierten en aquellos hábiles para el control de nodos Tor y el manejo de contenido informático cifrado.

Es en éste contexto que aparece nuestro protagonista: Elliot Alderson, un joven programador de la compañía All Safe y un laborista como cualquier otro que en su tiempo libre hackea cuentas privadas como hobby  y como negocio. Elliot es especialmente tímido, retraído y aislado. Dice pocas palabras y remarca su introversión con un semblante decaído y depresivo que proyecta un trastorno psicológico grave. Es interpretado por Rami Malek, un actorazo que no había tenido el papel apropiado para desarrollar su talento.

Mr. Robot comienza cuando Elliot es reclutado misteriosamente por un grupo de hackers que quieren colapsar el sistema de control que han procurado el gobierno de Estados Unidos y Evil Corp (como le llaman ellos a E-Corp). Éste grupo de rebeldes se hacen llamar F Society y son lidereados por un tal Mr. Robot, actuado por Christian Slater, un personaje muy enigmático e interesante que entraña un secreto abrumador. Al principio dudoso, Elliot, luego interesado, después aterrado y finalmente abordo, demuestra ser un genio en lo que hace, un genio revolucionario que termina por desenvolver una trama inesperada.

Hablar más acerca de la belleza de Mr. Robot sería quemarles la serie y spoilorearles los increíbles cliffhangers que deja la historia después de cada capítulo. Son doce episodios por temporada y, hasta ahorita, van nada más dos temporadas, pero son verdaderamente increíbles porque aterrizan con una mágica habilidad fotográfica y una combinación oscareana (o sea como para el oscar) de música, de actuación, de dramaturgia y de profundidad escénica que entregan una historia interesante, poética y épica.

Mr. Robot no va tan lejos de la realidad, porque entabla un paisaje muy exacto de la visión actual del poder, de la tecnología y del anarquismo. Es una serie que tendrá  a uno con las garras en el asiento y con la mandíbula caída y abrazando al compañero palomero más cercano en éste Domingo. Recomiendo grandísimo las dos temporadas de Mr. Robot, así que lean un rato Redes de Poder y luego preparen la sala o la habitación para gastar las horas viendo Mr. Robot en su página pirata preferida.

Cargando....