Image default
Portada » Alcalde de Francisco I Madero difunde información falsa sobre el dióxido de cloro
Destacadas Lo cotidiano Noticias regionales

Alcalde de Francisco I Madero difunde información falsa sobre el dióxido de cloro

El día dos de enero del 2021, el alcalde de Francisco I Madero, Jonathan Ávalos Rodríguez, difundió en su blog personal de Facebook información falsa sobre el dióxido de cloro, con el objetivo de promover el uso de esa sustancia como medicina para la COVID-19.

La información falsa provino del usuario Robertson Fiscal, cuya residencia se muestra en Ensenada Blanca, Baja California.

En una publicación suya, aseguró que el uso del dióxido de cloro había sido aceptado por la Corte Internacional de Derechos Humanos; una institución que no existe.

Por su parte, el alcalde de Francisco I Madero acompañó tal declaración con lo siguiente:

«Fui cuestionado, ridiculizado. Trataron de humillarme y hasta de violentar mis derechos como alcalde y como médico y, al final, el tiempo me está dando la razón.

¡Gracias, Andreas Kalcker por esta oportunidad de vida para tod@s! #FcoIMadero #Coahuila #mexico».

La desinformación que circuló fue aclarada apenas el día de ayer por la periodista Samedi Aguirre (Animal Político), quien investigó y encontró que la «Corte Internacional de Derechos Humanos» no existe y, lo más cercano, es la Corte Interamericana de Derechos Humanos, institución que nunca ha avalado ni reglamentado el uso del dióxido de cloro.

Como se ha dicho anteriormente en este medio, el culto al dióxido de cloro surge luego de un evento extraordinario que presuntamente sucedió en una jungla de Guyana, donde obreros se curarían de malaria tomando clorito de sodio.

Después de varios presuntos milagros, una iglesia se levantó en torno a esta sustancia, la cual fue transformándose hasta convertirse en el dióxido de cloro que hoy crece en ventas debido a su promoción como medicamento sanador de la enfermedad COVID-19.

Cabe insistir: el uso del dióxido de cloro no tiene ninguna comprobación científica, la divulgación de su uso como medicina no está fundamentada y quien sea profesional de la medicina y lo recete, lo hace bajo el principio de experimentación voluntaria que según respalda la «Declaración de Helsinki», una «propuesta de principios éticos» sin bases legales.

Esta es la publicación:

Fui cuestionado, ridiculizado. Trataron de humillarme y hasta de violentar mis derechos como alcalde y como médico y, al…

Publicado por Jonathan Avalos Rodríguez en Sábado, 2 de enero de 2021

Artículos Relacionados

Padres y madres de desaparecidos en Coahuila exigen justicia

Editorial

El gran circo electoral

Antonio Rosales

En Coahuila precio del huevo está por los suelos

Editorial
Cargando....