Image default
Portada » Condena Raúl Vera, Obispo de Saltillo, a Grupo México: «se portaron de canallas e inmorales»
Lo cotidiano Noticias regionales

Condena Raúl Vera, Obispo de Saltillo, a Grupo México: «se portaron de canallas e inmorales»

El 19 de febrero de 2006 es una de las fechas más trágicas en la historia de Coahuila. Ese día, un grupo de 65 trabajadores que estaban laborando en los túneles de la mina de Pasta de Conchos, quedaron enterrados tras una explosión. La mina de carbón, ubicada en el municipio de San Juan de Sabinas, se convirtió en su propia tumba.

Grupo México, consorcio responsable de aquel lugar y de la seguridad de los mineros, no pugnó por tratar de rescatar a las víctimas, ni siquiera cuando había una sospecha de que, debajo de la tierra, había sobrevivientes.

«Al túnel le pusieron lonas, no quisieron que siguieran adelante, por donde quiera que uno lo vea, los del Grupo México se portaron de canallas, se portaron de inmorales. Es muy probable que había sobrevivientes ahí, entonces ellos no quisieron invertir en la búsqueda», relató para Red es Poder el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López.

El primero de mayo de 2019, la Diócesis de Saltillo divulgó un pronunciamiento titulado «Sólo con las familias peticionarias ante la CIDH se garantiza un rescate honesto; Pasta de Conchos es un caso de derecho y justicia«, en donde el Obispo Raúl Vera mencionó que la única forma real para evitar que vuelvan a suceder tragedias como la de Pasta de Conchos es que el Presidente Andrés Manuel López Obrador, «en un auténtico acto de justicia y dignidad», garantice un juicio en contra de Grupo México y los directivos de la mina, «porque esa fue la razón por la que no permitieron el rescate, primero de los mineros con vida y, después, de sus restos».

«No querían que se viera la porquería de estructura que tenían, no tenían emparrillado. Los ademes eran todavía de madera, estaban sin emparrillado, no había ninguna protección para los mineros. Además, dejaban un mínimo de arcos para detener el túnel; cualquier cosa como esa explosión taparía las salidas, pero no hicieron ningún esfuerzo porque no querían que se viera toda la porquería que había ahí», comentó Vera López sobre las condiciones de la mina de Pasta de Conchos antes del derrumbe.

El mandatario nacional, anunció que buscarán rescatar los restos de los 65 mineros que yacen enterrados desde hace 13 de años en la mina propiedad de Grupo México, sin embargo, para la Diócesis de Saltillo, así como para los familiares de las víctimas, este acto no es suficiente para resarcir los daños. Además, a través de una carta dirigida al político tabasqueño, Grupo México anunció que colaborará en lo que sea necesario para recuperar los cadáveres, o lo que quede de ellos, actitud y disposición que, según el Obispo Vera López, no asumió cuando sucedió la tragedia.

«Tiene que ser enjuiciado Grupo México, tienen que ser enjuiciados los directivos de la mina y el sindicato; el sindicato no hizo nada para que continuaran la búsqueda, ni el Gobierno Federal, ni el Gobierno Estatal, ni el sindicato. Estas cosas son inmorales. Si se quiere reparar la justicia tienen que enjuiciar.«, advirtió el líder religioso.

A trece años de la tragedia, los familiares de los mineros desaparecidos no han dado sepultura a sus víctimas. Las autoridades jamás sancionaron ni a la empresa dueña de la mina, en este caso a Grupo México, ni al sindicato que no pugnó por los derechos de sus agremiados. Activistas a nivel nacional e internacional, así como líderes religiosos y periodistas, se sumaron a la lucha de las familias que, en muchos casos, quedaron desamparadas. Vera, en la entrevista, explicó que algunas de las familias, tras la tragedia, sí recibieron dinero e indemnizaciones del Gobierno del estado a cambio de su silencio, sin embargo, esto no fue suficiente para menguar el profundo dolor.

«Yo supe de una niña que sólo salía a comer y sólo tenía a su mamá. Se encerró en un clóset seis meses. Yo tengo contacto con Cristina Auerbach, con el colectivo Pasta de Conchos, yo nunca he dejado de estar ahí. Trabajamos para empujar el rescate de los restos, nunca me he retirado de Pasta de Conchos. El Gobierno del estado inmediatamente les dio dinero para callarles, compró a las viudas. Eso hizo el Gobierno.», relató.

Así, la lucha para cobrar justicia continuará su paso. De acuerdo a Raúl Vera y a diversas investigaciones y relatos periodísticos, las condiciones laborales con las que lidiaban los mineros eran infrahumanas, precarias e inseguras. La intransigencia de una familia, liderada por Germán Larrea y su madre, Sara Mota de Larrea, ubicada en la posición número 125 del índice de billonarios de Bloomberg, con una fortuna superior a los 11 billones de dólares, genera malestar y desprecio de quienes han sido víctimas de sus  abusos. Por ello, concluye el Obispo, quedará en manos del Presidente de la República cobrar justicia en nombre de las víctimas, y en nombre de todos los mineros que arriesgan su vida todos los días con tal de irse a trabajar y darle un soporte a sus familias.

Artículos Relacionados

Empresa de Armando Guadiana gana obras en Pasta de Conchos con CFE

Editorial

Cuatro mineros quedan atrapados y son rescatados con vida en Sabinas

Editorial

Memoria que resiste, a trece años de la masacre en Creel, obispo Raúl Vera preside conmemoración

Editorial
Cargando....