Image default
Portada » El futuro de Coahuila ¿Aspirantes comprometidos? Parte 1
Lo cotidiano

El futuro de Coahuila ¿Aspirantes comprometidos? Parte 1

Durante 11 años, Coahuila ha sufrido la administración de una familia oscura y de blandos valores cívicos que han puesto al estado en un constante debate a nivel nacional. El moreirismo ha reinado con toda impunidad y ha sido exhibido como corrupto, violento y absolutista. A partir de la mala experiencia y de las carencias que vive el estado, quienes dominan los hilos políticos han comenzado a preocuparse por una posible alternancia.

El diario Reforma sepultó aún más la reputación de un gobierno intransigente al revelar la creación de empresas fantasma para beneficiar a particulares. Diarios como Vanguardia y The Sun han publicado diferentes artículos que exhiben el brutal enriquecimiento de Javier Villarreal y del mismo Humberto Moreira. Líderes de los zetas que recientemente fueron capturados también señalaron a Humberto como cómplice y beneficiario de los negocios de la droga en el estado. La megadeuda que ascendió durante la primera administración moreirista a más de treinta mil millones de pesos ha subido aún más durante la gestión de Rubén. Los muertos, los desaparecidos, la marginación, la pobreza, la falta de oportunidad y el descaro de quienes lideran el estado son los principales motivos por los que se  está comenzando a tambalear el reinado largo y eterno del Pri en Coahuila.

A partir de esto, son muchas las personas que aspiran a la gubernatura; por parte del PRI en la lista se encuentran Hilda Flores, Jericó Abramo, Miguel Riquelme y Román Cepeda.

Hilda Flores estuvo en Torreón la semana pasada para, supuestamente, dar su informe de resultados como Senadora de la República. Como ya se publicó en Redes de Poder, en la reunión estuvieron presentes los altos mandos del pri en el estado y, al final del mismo, Flores anunció que iba a contender por la candidatura. ¿Para qué es  senadora si sólo usa el puesto como trampolín para sus aspiraciones políticas? ¿Es el tipo de compromiso que necesitan los coahuilenses?

Jericó Abramo, ex alcalde de Saltillo y último edil priista de la capital coahuilense, también anunció sus pretensiones. Él es principal responsable de la alternancia que hubo en Saltillo hace un año. Actualmente es diputado federal y, por supuesto, está más concentrado en lograr la candidatura que en su trabajo como legislador.

Javier Guerrero, actual diputado federal, es también uno de los contendientes  hacia la gubernatura. Su popularidad en numerosos ejidos del estado y en San Pedro de las Colonias puede ser un gran impulso para él. Igual que Abramo y Flores, él, como legislador, también dejaría su puesto para acceder a esta oportunidad, dejando en entredicho el compromiso que tiene con su trabajo actual.

Miguel Ángel Riquelme, alcalde de Torreón y  presunto heredero del moreirismo, es la carta fuerte por la que apostará el gobernador. A últimas fechas se le ha visto vinculado en una serie de polémicas relacionadas con el gasto público, carencias del municipio, fiestas ostentosas, trato prepotente con la ciudadanía y poca preparación para ejercer su puesto.

Román Cepeda dejó su responsabilidad como delegado de la Sagarpa para contender por la candidatura. Las aspiraciones políticas de quienes ambicionan con el trono del estado son más fuertes que las obligaciones que puedan tener como funcionarios. “Se dice que va a haber un candidato lagunero. Ése candidato voy a ser yo.” Comentó Cepeda al diario Vanguardia en 2015.

Tres de los cuatro aspirantes actualmente ostentan un puesto en el gobierno. El profesionalismo y la responsabilidad son valores que han olvidado. Las diputaciones y las senadurías son puestos que construyen candidatos y que destruyen comunidades. La necesidad y la carencia en el estado es cada vez mayor y el compromiso de los priistas es cuestionable.

La carrera aún está en curso y, mientras tanto, los coahuilenses continuarán sufriendo los estragos de una administración carente de sentido social y de buenas decisiones.

En la segunda parte de este artículo se recapitularán a cada uno de los aspirante de los demás partidos, quienes también viven en las mismas condiciones; abortando responsabilidades para adquirir una aún mayor: la gubernatura.

Artículos Relacionados

Homicidios LGBT+ en Coahuila: los asesinatos que no se cuentan

Editorial

En Torreón la policía y vialidad no te cuidan

Editorial

Pese a denuncias, Leticia Herrera buscará gubernatura de Durango

Editorial
Cargando....