Image default
Portada » El voto es un castigo
Lo cotidiano

El voto es un castigo

A menos de un mes de que se lleven a cabo las elecciones para gobernador del estado, las tendencias aún no indican un claro ganador. La competencia que se ha visto en esta edición demuestra que el votante se ha vuelto más exigente y más difícil de convencer. Las carencias en salud, educación, seguridad, gobernanza, infraestructura, economía y la falta de credibilidad de la familia Moreira han puesto en duda la continuidad de su proyecto político y social.

El bombardeo de encuestas por redes sociales, los estudios oficiales de casas prestigiadas y periódicos, los números que van y vienen en los discursos de los candidatos y la misma percepción ciudadana, han construido una incertidumbre pantanosa y grisácea.

Según el Observatorio de la Laguna, el 74% de los torreonenses creen que es importante ejercer el derecho al voto. En dicho estudio, se dividió a la ciudad en seis zonas, siendo la seis, casi al borde del Cerro de las Noas, la que más importancia le da.

Este indicador, que parece alto, contrasta dramáticamente con el abstencionismo electoral que hubo en Torreón en 2015, donde no salió a votar el 52.28% del padrón electoral de la ciudad.

Desde 2008, en todos los procesos electorales, el promedio de abstencionismo en Torreón es de 48.72%, es decir, prácticamente uno de cada dos torreonenses no sale a votar el día de las elecciones, no importa si se eligen alcaldes, gobernadores, diputados locales, federales o senadores.

En la última elección, en 2015, pero en todo el estado, también uno de cada dos coahuilenses no ejercieron su derecho al voto. Hay quienes dicen que el abstencionismo se da porque, en esa ocasión, se renovaron las diputaciones locales, pero, ¿acaso los ciudadanos no saben que quienes permiten o bloquean cualquier proyecto son los legisladores?

El voto, no sólo es un derecho que todos deben aprovechar, también es una obligación política, social, moral y ciudadana. En 2014, en promedio, cada voto le costó 121 pesos a los coahuilenses, en aquel año, participaron 766, 574 personas que, traducido en dinero, generaron un gasto de 92,755,454 millones de pesos. ¿Es éste el costo de la democracia? No, no lo es todo, porque ésta inicia en la participación, en la crítica, en la propuesta, en la denuncia y en la información.

¿Qué pasaría si la gente saliera a votar? En Francia, por ejemplo, en donde acaban de elegir presidente, se registró el nivel de abstencionismo más alto desde 1969 y éste sólo alcanzó el 25.44%.

En Coahuila, el nivel más bajo de abstencionismo desde 2008, fue en la última elección presidencial, en donde no ejerció su voto el 35.07% de la población con credencial de elector.

Según un estudio del Insititute for Democracy and Electoral Assitance, México es el país con mayor abstencionismo electoral con el 36%, en la lista le siguen países como Grecia, que se encuentra en una severa crisis económica, Paraguay, que es uno de los países con menor nivel de desarrollo en Sudamérica, República Dominicana, Turquía, Panamá, Brasil, Argentina, Chile y Chipre.

¿Por qué votar? Porque en todos los países con niveles altos de abstencionismo, la corrupción es alta, la violencia es constante, la pobreza es común y el quiebre social es inminente.

Fuentes:

Observatorio de La Laguna

Institute for Democracy and Electoral Assitance

Foto del periódico Vanguardia en su versión digital

 

Artículos Relacionados

En Coahuila se disparan ayudas sociales durante época electoral

Editorial

Maestros coahuilenses serán vacunados a partir del 20 de abril

Editorial

Sección 5 del SNTE propone «Tres V» para regresar a clases

Editorial
Cargando....