Image default
Portada » Encuentro de alegatos
Lo cotidiano

Encuentro de alegatos

El encuentro de hoy en el Siglo de Torreón atestó a los oyentes de quejas y sufrideras partidarias. Me llamó la atención que el tema principal no fue el diálogo de preguntarse los unos a los otros cómo iban a hacerle para mejorar el estado. No. Más bien fue un duelo de infantes que competían por ver a quién le creía más la maestra para castigar al que rayó la banca del salón. Se aventaban el uno al otro chismes y excusas con tal de apuntar a los negativos de sus contendientes.

Quisiera escribir, de verdad, que Demetrio Zúñiga del PRI enlistó el número de errores que ha cometido a lo largo de los años su partido. Quisiera que hubieran excusado a Rubén Moreira y a su hermano de todos sus inciertos y que dijeran que han estado tan ocupados encargándose de la corrupción en su partido que por eso Verónica Martínez no se dio el tiempo y más bien dio la grosería  de no atender a los medios más importantes de la región ni al público necesitado de información.

Quisiera escribir que Bernando González del PAN no se dedicó a apedrear al PRI, sino a desmentir las ideas de que Anaya está abrazado del partido que supuestamente ya tiene la elección ganada, y que explicara concienzudamente cómo es que le van a hacer para esmerarse en convertir a este Estado en un ecosistema sin deuda, sin violencia y con mucha, mucha educación.

Quisiera escribir que Miroslava Sánchez de Morena no demostró inocencia y poca habilidad para la política. Que levantó la voz y que profesionalmente habló de los cambios que su partido podría superponer en nuestra comunidad para sacar adelante a esas minorías que se nos quedan atrás en el progreso como sociedad.

Quisiera que cualquiera de los tres chiflados hubiera demostrado aunque sea un gramo de profesionalismo y hubiera encarado al toro por los cuernos, que hubiera hablado de temas de mayores y no sólo de quejas y de estanquillos políticos que sólo desaniman al ciudadano y lo encaminan hacia el conformismo y la indiferencia.

Pero no, sé que tanto el Encuentro Siglo como los oyentes esperábamos que la política del noreste no fuera tan chistosa, tan polémica y tan absurda, pero lo fue, y es eso lo que se queda del Encuentro Siglo: un montón de alegatos y jugarretas maltrechas que no benefician a nadie más que a los más poderosos, un desencuentro de ideas que nos dejó a todos peor de lo que estábamos respecto a las elecciones de Junio.

Cargando....