Portada Reportajeinvestigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel Riquelme
Image default
Lo cotidiano

Felicidad Interna Bruta: ¿un indicador de calidad de vida que México necesita?

Qué es la felicidad y cómo llegar a ella es probablemente la pregunta más sonada en todos los idiomas de todo el mundo y de todo el sistema solar y de toda la galaxia por toda la historia. Lo que lleva a cuestionar a las organizaciones sociales que nunca apuntaron hacia una constitución política que tenga como prioridad la estabilidad de la felicidad en sus ciudadanos, más que la estabilidad económica o cualquier otra.

Hasta 1972 se le ocurrió a Jigme Singye Wangchuck, rey de Bhutan algo llamado Felicidad Interna Bruta, un indicador que permite medir el promedio de felicidad del país, sustentado en 9 conceptos: bienestar psicológico, uso del tiempo, vitalidad de la comunidad, cultura, salud, educación, diversidad medioambiental, nivel de vida y gobierno. El instrumento es un cuestionario de 180 preguntas que el premio Nobel de Economía Daniel Kahneman precisa que se mide con un método conocido como Reconstrucción del Día. Básicamente le preguntan a los ciudadanos su percepción del día anterior al que contestan, en cuanto a las nueve dimensiones mencionadas.

Con esa pauta se encaminó la ONU para en 2012 empezar un proyecto conocido como World Happiness Report, por el cual miden la felicidad de algunas naciones en el mundo. En este año 2016, el reporte fue editado por John Helliwell, Richard Layard y Jeffrey Sachs y un grupo de expertos más que con sus especialidades contribuyeron al cálculo.

Específicamente México fue calificado con el número 21 de las 157 naciones involucradas en el estudio. La ONU cambió la idea original y redujo las dimensiones a 7, todas medidas del 1-10 por el instrumento y son las siguientes: producto interno bruto del país (amarillo), apoyo social ente ciudadanos (naranja), expectativa sana de vida (azul), libertad de toma de decisiones (verde claro), generosidad (morado), percepción de corrupción (gris) y distopía (azul claro).

Las primeras seis se entienden pero, ¿qué es distopía?

Distopía se refiere al antónimo de utopía, o sea aquel sistema que es totalmente imperfecto. En ésta escala, específicamente, quiere decir la comparación que existe entre el país medido y el cálculo más bajo que existe en todas las dimensiones. Es decir, qué tan mejor está una nación que la peor nación de todas. También quiere decir que es el cálculo residual de felicidad que no es explicado por el modelo presentado, de modo que ésa última medición es considerado como el margen de error de la estadística.

Probabilísticamente y según los cálculos de la ONU para éste año, México no está tan mal. No obstante, nuestro gobierno no considera la Felicidad Interna Bruta como un factor considerable para el crecimiento social. ¿Será posible que establecer un cálculo así todos los años exclusivamente para México y para sus subnaciones y poblaciones será algo sustentable y algo productivo y algo conveniente que pueda llevar a México un paso más adelante en el avance político? Si México es un país considerablemente feliz a pesar de todo, ¿tendrá potencial para ser el país más cerca de la utopía y de la felicidad? ¿Qué creen los lectores de Redes de Poder?

Pinche acá para aprender más sobre el FIB y sobre el World Happiness Report:

Felicidad Interna Bruta.

World Happiness Report.

Cargando....