Portada Reportaje
Image default

Al principio se conformó el bloque del noreste, un grupo de tres gobernadores integrado por Miguel Riquelme de Coahuila, Francisco Javier García Cabeza de Vaca de Tamaulipas y Jaime Rodríguez de Nuevo León para expresar su malestar en contra de la estrategia diseñada por el Gobierno Federal para mitigar los efectos de la epidemia Covid-19.

De pronto, el grupo comenzó a obtener más visibilidad, desconoció a Hugo López-Gatell y se comenzó a hacer más grande.

El pasado 31 de julio fueron 9 los gobernadores que firmaron un pronunciamiento en donde solicitaron la renuncia de López-Gatell. Cada uno de ellos, desde su trinchera, han criticado el discurso y las decisiones tomadas por la Federación. En el caso específico de Coahuila, Riquelme dijo que no haríann caso a las disposiciones, que en su entidad no hay nueva normalidad sino «nueva realidad» y que aquí los semáforos no aplican.

¿Ha funcionado la estrategia de contención emprendida por el Gobierno de Coahuila?

Hasta el 9 de agosto Coahuila es el cuarto estado a nivel nacional con más casos activos estimados, con 2 mil 339. El tercer lugar es Guanajuato, gobernado por Diego Sinhué Rodríguez, con 2 mil 753, ambas entidades forman parte del bloque opositor a la 4T. El quinto lugar de esa lista es Nuevo León, con 2 mil 405 y en décimo Jalisco con 1,704.

En otras palabras, cuatro de los nueve gobiernos que solicitaron la renuncia de López-Gatell y que han desconocido la estrategia propuesta por las autoridades sanitarias federales son, al día de hoy, de los estados más vulnerados por la enfermedad.

En cuanto a ocupación de camas de hospitalización general, cuatro de las diez entidades con mayor nivel de saturación también forman parte del bloque opositor.

La segunda a nivel nacional es Nuevo León con el 69% de ocupación, Coahuila es tercera con el 62%, Colima es cuarta con el 61% y Guanajuato es novena con el 47%.

¿Lo han hecho bien o mal los gobiernos opositores a la 4T? La realidad es que la epidemia ha impactado de sobremanera a todo el país. Los números hablan por sí solos; 52 mil 298 vidas que fueron truncadas, 480 mil 278 contagios confirmados acumulados, 29 mil 667 casos activos acumulados.

A estas alturas de la epidemia, los gobiernos estatales, sin importar partido o ideología, tienen que entender que primero está la salud pública y el bienestar social antes que los egos y las disputas políticas.

Te puede interesar: Coahuila y Durango desconocen semáforo propuesto por López-Gatell

Por un lado, los gobiernos opositores a la 4T están aprovechando cualquier espacio para desprestigarla, para restarle autoridad y hasta para sugerirle cómo se deberían hacer las cosas. ¿Por qué hacer eso? Claro, el 2021 será año electoral y el panorama político nacional podría cambiar radicalmente.

Por otro lado, a la Federación y en concreto a Hugo López-Gatell, le ha faltado poder de persuasión y habilidad para negociar. A nivel nacional e internacional especialistas y medios de comunicación han criticado y se han burlado del Subsecretario por la manera en que los estados opositores minimizan e ignoran su trabajo.

Resta pedirles a los gobernadores «rebeldes» humildad, inteligencia y una visión meramente social. A la Federación habría que solicitarle ser más exigente con las entidades. La mala coordinación y el poco liderazgo han provocado muchas muertes, cierres de empresas, crisis familiares y mucha incertidumbre.

Gobernadores, síganse reuniendo pero para promover acciones coordinadas y basadas en métodos científicos que ayuden a desacelerar la curva de contagios. Los espacios para grillar, criticar funcionarios y decir que todo lo están haciendo mal no sirven para nada, no construyen, no proponen y no salvan vidas.

Artículos Relacionados

Reportan brote de Covid-19 en el Congreso de Coahuila

Editorial

Suspenden a consultorio privado por aplicar vacuna anticovid

Editorial

Empleos recuperados tras la pandemia son mal pagados

Editorial
Cargando....