Image default
Portada » Guardería ABC, la mayor tragedia de México: Imanol Caneyada
Lo cotidiano Noticias nacionales

Guardería ABC, la mayor tragedia de México: Imanol Caneyada

El incendio en la Guardería ABC, ocurrido en 2009 en Hermosillo, Sonora, es “la mayor tragedia que ha sucedido en México”, declaró el escritor Imanol Caneyada durante la presentación de su nuevo libro, 49 cruces blancas, que gira alrededor de esta tragedia, como parte de las actividades realizadas por la 40va edición de la Feria Internacional del Libro Palacio de Minería, en la Ciudad de México.

Caneyada, escritor del género negro, también llamado noir o neopoliciaco, agradeció a su público por “venir a hablar de un género que ha sido odiado, que ha sido vilipendiado, que ha sido considerado literatura menor”, y recordó ampliamente el incendio de la Guardería ABC, a la que llamó “un crimen de Estado, y un crimen de Estado dirigido contra los más indefensos de la clase más indefensa”, los trabajadores, en un lugar que “no era una guardería, era una bodega de niños.”

La presentación comenzó a las 13 horas de ayer en el salón Filomeno Mata del Palacio de Minería. Aparte de Silvia Márquez, a Caneyada lo acompañaron en la mesa Verónica Escalante y Joserra Ortiz. La actividad fue parte de la 5ta Jornada de Novela Negra de la FIL Palacio de Minería.

El autor de libros como la colección de cuentos La nariz roja de Stalin (Ediciones La Rana, 2012) y La fiesta de los niños desnudos (Tusquets editores, 2017), detalló que uno de los temas es preguntarnos “¿Qué tan culpables somos?” y habló de la criminalización de las víctimas por parte del Estado y las instituciones “para lavarse las manos de su enrome responsabilidad” y la complicidad de la población en esta táctica, “hermosillense en este caso”, pero que “esto pudo pasar en todo México”.

El sonorense “por decisión” no sólo habló de los 49 niños fallecidos en ABC, también mencionó a los 43 normalistas de Ayotzinapa y los 72 migrantes asesinados por Los Zetas en Tamaulipas en 2010. Llamó a la memoria y la sensibilidad con estas injusticias porque “cuando convertimos a una víctima en un número, la volvemos a matar.”

Caneyada, quien actualmente reside en la ciudad donde sucedió la tragedia, a la que llegó huyendo de la violencia generada por el conflicto entre el gobierno español y la Euskadi Ta Askatasuna (“País Vasco y Libertad”, ETA), relató que la escritura del libro fue un proceso catártico. “Escribía y lloraba y tenía que parar”.

Por su parte, Ortiz declaró que el libro de Caneyada toma importancia porque “México es un país de víctimas”.

Aclaró que 49 cruces blancas es una búsqueda por responsables, pero desde “la necesidad íntima por la verdad”, lejos de una investigación puramente policiaca, pues su protagonista es un abogado venido a menos.

“En el mundo de la ficción, de la creatividad literaria, tiene que llegar como un espacio para la esperanza”, sentenció el escritor originario de San Luis Potosí. Aseguró que este tipo de novelas deben llevar a una reflexión sobre el costo de la vida, y unió el tema con el cuento clásico de Jorge Ferretis Hombres en la tempestad (1941), donde un büey vale más que un ser humano.

Por otro lado, Escalante leyó un fragmento de la obra y marcó el tema de la culpa en el libro de Caneyada, en especial la “culpa metafísica, la culpa que se vive en colectivo, de la cual nos hemos desentendido.”

Escalante llamó a Caneyada un “poeta disfrazado” y apuntó que 49 cruces blancas nos lleva a la reflexión sobre “la soledad en que vive cada uno de nosotros”, donde ya no se sabe vivir en comunidad.

Al principio de la presentación, Fernando Macotela Vargas, director de la FIL Minería desde hace 20 años, pidió un espacio para agradecer a Caneyada, quien ha ayudado a organizar las jornadas de novela negra desde hace cinco años y que “viene de su propio esfuerzo”, pues dijo que la FIL Minería es una “feria pobre” y no pueden traer a todos los escritores e invitados con la gala que les gustaría.

A su vez, Fernando López, escritor también de novela negra originario de Argentina, presente en el público, aprovechó para mencionar que el libro de Caneyada está actualmente nominado a un importante premio de novela, aunque no dijo cuál, cosa que sorprendió a Caneyada, pues dijo que desconocía la nominación de su obra.

En entrevista Red es Poder, Caneyada declaró que el género negro tiene en todo el mundo “una clara vocación socializante” pues “los crímenes retratan una sociedad y habla de quiénes somos como sociedad.”

“En el caso de México – que ha sido un género poco cultivado durante mucho tiempo –, me parece que en los últimos años si ha habido un creciente interés por el género, ha sido porque por las características del mismo podemos acercarnos, hacer una lectura de esta realidad que estamos viviendo, que nos satura, nos supera, nos entierra, nos paraliza, y la ficción como instrumento y la novela negra como una de las manifestaciones de la ficción pueden ser una forma de estar reflexionando sobre esta realidad.”

Aclaró que fuera del género negro en específico, la lectura por sí misma es una ganancia “porque te va a plantear preguntas, y cuando te planteas esas preguntas como lector, necesitas empezar a buscar respuestas, de manera que entras en un proceso de reflexión desde los aspectos más nimios o más complejos, pero ese proceso de reflexión siempre está.”

– El libro que presentó se centra en la Guardería ABC, una tragedia ocurrida en el estado de Sonora, ¿algunas palabras para quienes han sufrido alguna injusticia en el estado de Coahuila?

– Lo único que podría decir es que a toda tragedia en México le corresponde un olvido inmediato. Y uno de los instrumentos que tenemos frente a estas tragedias tan brutales que hemos vivido, y que se amontonan, además, es la memoria. Si olvidamos, estamos volviendo a matar a las víctimas, de lo que sean. La memoria es un instrumento que tenemos que desarrollar urgentemente para que esas víctimas tengan voz, sigan hablando, aunque estén muertas o desaparecidas.

“Eso por un lado. Por otro, les diría que cuando yo escribí esta novela sobre la tragedia ABC, sí entendí algo, y es que después de una tragedia de esta magnitud, de alguna manera todos nos convertimos en responsables, cuando estas tragedias no tienen respuestas. No hay una respuesta judicial, no hay un establecimiento de la verdad jurídica, ni histórica. Todos como sociedad nos convertimos en responsables con nuestro silencio, con dar la espalda. Tenemos que empezar a luchar contra esto. Tenemos que asumir que somos parte de un colectivo, y aunque no sea la víctima mi pariente, finalmente esa víctima soy yo también.”

Artículos Relacionados

“Multas fantasma” en Hermosillo, un sistema de recaudación al margen de la ley

Editorial

Matan a 4 hombres relacionados con feminicidio en Hermosillo

Editorial
Cargando....