Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano Noticias regionales

Sanar las nuevas y viejas heridas

La alarma y la reflexión que desató lo ocurrido en el Colegio Cervantes llega con varios años de retraso.

Los medios de comunicación, la autoridad y la sociedad entera voltean a ver la tragedia como lo que es en cuanto a sus consecuencias inmediatas, pero no todas sus variantes que derivan de un contexto que por años ignoramos o normalizamos.

El niño de 11 años que accionó el arma y se quitó la vida, la maestra fallecida y los seis lesionados son las víctimas inmediatas del tiroteo del viernes pasado.

Habrá secuelas que marquen a una comunidad estudiantil, pero debemos pensar también qué hemos hecho para sanar varias heridas que nos dejó la época de mayor violencia y que ahora parecen estallarnos en la cara.

¿Por qué? Del 2007 al 2012 ocurrieron el mayor número de homicidios, desapariciones y eventos traumáuticos para la comunidad lagunera.

Lectura recomendada: La violencia que no vemos

De entrada tenemos a los huérfanos de esta realidad y desconocemos cómo crecieron y qué secuelas les dejó todo esto, de igual manera las familias desintegradas por la ausencia de su papá, mamá o hermanos que les fueron arrebatados y hasta hoy ignoran su paradero.

Al menos tres ataques a centros nocturnos y quintas se suscitaron en el período que mencionamos anteriormente y no se dijo nunca qué apoyo recibieron los sobrevivientes, el acompañamiento psicológico de las víctimas y cómo llevan sus vidas hoy a consecuencia de esto.

La autoridad gubernamental en todos los casos habló de detenidos e investigaciones que nos conducen al lugar común de que en apariencia hicieron su trabajo.

Sobre el tiroteo de la semana pasada, tanto el gobernador Miguel Riquelme Solís como la Fiscalía General del Estado de Coahuila, todo lo apuntan a que un videojuego empujó al menor a hacer lo que hizo, pero todavía no responden preguntas tan relevantes como el contexto del niño y que lo orilló a esa conducta, así como el origen de las armas que en teoría son de uso exclusivo de autoridades policiales.

Por más operativos mochila y revisiones que existan en las escuelas no frenaremos conductas antisociales, sino se atienden desde la raíz que es el seno familiar, golpeado por un contexto violento como el de hace años que hoy amenaza con reeditarse.

Y hablamos de una reedición porque los homicidios dolosos repuntan de nuevo, crece la violencia contra la mujer y no han dejado de desaparecer personas de manera forzada.

Artículos Relacionados

Detienen a dos exfuncionarios del Simas Torreón

Editorial

Inflación en Torreón supera a Durango, Saltillo y la media nacional

Editorial

¿Cómo tramitar tu pasaporte en Torreón?

Editorial
Cargando....