Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

La fiesta de Riquelme

Lujos, comida, bebida, baile, invitados, quesos comunes, quesos finos, quesos caros, quesos exóticos y mucha abundancia fue la fiesta de cumpleaños del alcalde que se presumió en las redes sociales este fin de semana.14365232_10154105313662981_1631611536_n

A la mayoría de las personas les gusta celebrar; recibir regalos, abrazos, cumplidos y ser el centro de atención al menos un día al año. No se saben ni se sabrán cifras acerca del gasto aproximado en la reunión llevada a cabo en el Parque España en la ciudad de Torreón. Tampoco, de manera oficial, se sabrá lo qu14388871_10154105313682981_275206307_ne se dijo en la fastuosa conmemoración del nacimiento de Riquelme, lo que sí sabemos es que el lujo, el cinismo y la poca inteligencia de nuestros políticos es deslumbrante.

Una usuaria de facebook que se identifica como Ale Brambila, subió unas fotos en las que exhibió lo ostentosa que fue la reunión del edil. Además, escribió un texto en el que lo defiende con un ímpetu desbordante y afirma que todos aquellos que disparan críticas hacia él, fueron empujados por la envidia y por el deseo de haber estado allí

En la publicación, Brambila comienza con un atisbo del lujo que presenció, aquí la cita con todo y errores ortográficos: “En algún lugar de nuestra ciudad en una fiesta mágica como de Disney! Tal vez me atrevo a decir que la mejor fiesta a la que he ido en mi vida, muchísimos y pura buena vibra
de invitados.”

En la reunión se vieron empresarios,famosos, amigos, familiares y políticos entre los que destacaron el gobernador Rubén Moreira Valdés y Eduardo Holguín quien, en una entrevista que me dio cuando era estudiante, afirmó ser uno de los principales críticos de los Moreira y de las administraciones priistas en la ciudad.

¿El cumpleaños del alcalde también pudo haber servido como el inicio de su campaña a la gubernatura? ¿Es ético que un funcionario sea tan ostentoso en un simple festejo de cumpleaños? ¿Con el sueldo que recibe como alcalde, creen que le sea suficiente para cubrir tan estrafalario evento?

Brambila, en la misma publicación, mencionó: “Excelente comida, mariscos, carne, pavo, cabrito, enchiladas, tostadas, pozole, pan y quesos mega fresas, postres deliciosos lo que quisieras comer!!”

Sin duda, Riquelme ha sido el alcalde de las apariencias, de lo que se ve, de lo que puede presumirse aunque no sirva de mucho. Su fiesta fue sólo una señal de la clara superficialidad que lo caracteriza y de sus obvias intenciones por contender hacia la gubernatura del estado que, por cierto, peligra más que nunca.

La invitada que se notaba muy orgullosa por haber formado parte de la lista de afortunados asistentes, en un tono frívolo y desinteresado, escribió: “Los demás que sigan hablando y awitados! Porque no fueron requeridos!! Total solo eso saben hacer. Bla bla bla!!!! Nomas hubieran recibido invitación y hasta los quesos finos se hubieran querido meter entre los pantalones para robárselos!! Vamonos a jalar y a echarle ganas (personas productivas nos dicen).”

Así, con todo y sus faltas graves de ortografía, Brambila presumió  poco tacto y  nula solidaridad hacia la ciudadanía cada vez más harta de tan intransigente gobierno.

Riquelme fue ostentoso en su festejo. Sus invitados no fueron discretos y destaparon la corriente y soberbia manera en la que celebró.

¿Es Riquelme lo suficientemente humilde, inteligente y visionario como para ser gobernador? La respuesta está en gente como Brambila, quienes apoyan desde un nido construido de ignorancia y egoísmo.

La Laguna, el estado y el país necesitan personas inteligentes y sensibles ante la problemática y la fractura social que estamos viviendo y, estoy seguro que Riquelme, después de esta fiesta, cavó la tumba de sus aspiraciones políticas.

Cargando....