Image default
Portada » #LadyQuesos y el abuso laboral a sus trabajadores parte 1
Lo cotidiano

#LadyQuesos y el abuso laboral a sus trabajadores parte 1

Alejandra Brambila, quien viralizara una publicación en Facebook en la que presumió lo ostentosa que fue la fiesta de cumpleaños del alcalde de Torreón, Miguel Ángel Riquelme Solís, fue exhibida en las redes como una persona superficial, hueca, presumida, desinteresada e insensible ante la problemática social que vive la región.

Redes de Poder ha recibido un par de denuncias en las que se exige la revelación de una mujer prepotente, abusadora, morosa, que no cumple con sus empleados ni con quienes le llevan a cabo algún trabajo o servicio.

Brambila tiene un negocio en el que, entre otras cosas, hacen y venden piñatas. Ella, a través de sus redes sociales que, por cierto, ya cerró  a partir  de la fiesta, presume una bonanza, una felicidad y un presunto bienestar envidiable.

Ambas denuncias que, por protección pidieron permanecer en el anonimato, afirmaron que Brambila le da trabajo a menores de edad pagándoles entre 15 y 18 pesos diarios por ocho horas de trabajo y sólo treinta minutos para comer.

¿Estas son condiciones dignas de trabajo para una persona? ¿Acaso sabrá Brambila que pagar menos del salario mínimo es un delito y más si el empleado es menor de edad? ¿Sabe que, como patrona, está obligada a darles seguridad social a sus empleados? ¿Sus amigos políticos y empresarios y el mismo alcalde conocerán las irregularidades de este negocio?

A nuestra bandeja de entrada también arribó una denuncia en la que se expresó un sentimiento de indignación y molestia hacia Brambila porque no pagó por los servicios de una persona que, además, debido a una discapacidad auditiva, fue humillada, discriminada y despreciada.

En la segunda parte de este texto se relatará el testimonial de la víctima quien, por lo pronto, prefirió omitir su identidad. Ella le realizó piñatas que no le fueron pagadas, la humilló y aprovechó la lamentable publicación sobre la fiesta de Riquelme para cambiar su identidad en Facebook y así no ser encontrada por personas como ella, quien le está reclamando trabajos que no le han sido liquidados.

Alejandra Brambila afirmó ser una persona de bien, trabajadora y honrada. Señaló que en la corriente fiesta del edil lagunero sólo estaban personas que no andaban quejándose por la vida, sino trabajando y saliendo adelante. ¿Abusar de los demás con total impunidad es un signo de progreso y civilidad? Con esta información, es claro que los invitados en aquella reunión no eran personas tan honorables como Brambila lo presumió en sus redes sociales.

Su imagen llegó a ridiculizarse al ser etiquetada como #LadyQuesos, sin embargo, lo más grave no fue su actitud presuntuosa y soberbia que sólo exhibió sus valores como ciudadana, sino el lamentable ejercicio de su empresa que no paga, trata mal y abusa de quienes acuden a pedir empleo en una región que presume la apertura de muchas fábricas de orden automotriz, pero que sólo esconden el temible rezago en el que el gobierno estatal tiene hundida a la comarca.

En la siguiente parte del reportaje, narraremos el testimonial de las víctimas de Brambila que buscan justicia; que se les pague, que se les ofrezca una disculpa y que las autoridades pongan mano firme ante una empresaria que presuntamente es conocida por su morosidad y sus modos arcaicos de explotación e informalidad laboral.

Cargando....