Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

#LadyQuesos y el abuso laboral a sus trabajadores parte 2

En Redes de Poder se le ha dado  seguimiento puntual y preciso a lo que sucedió en la famosa fiesta de cumpleaños que organizó el alcalde Miguel Ángel Riquelme. Las notas, por su impacto inmediato, tienden a olvidarse a través del tiempo y, dada esa misma circunstancia, es indispensable en el periodismo continuar los señalamientos y las exigencias para que la ciudadanía despierte y genere una acción perdurable y sana para todos.

En esta ocasión no enfrascaremos la discusión en una lucha entre particulares, ésa debe ser fraguada en tribunales. Se mencionó que a la redacción de este portal llegaron varias denuncias en las que se afirmaban los abusos laborales que ejerce Alejandra Brambila sobre sus empleados menores de edad en Piñatolandia, empresa que se dedica a la fabricación y venta de piñatas. ¿Su principal cliente? El ayuntamiento de Torreón, sobre todo, en épocas decembrinas.

Dentro de la fiesta del mandatario lagunero, además de políticos, familia y amigos cercanos y no tan cercanos, también estuvieron invitados muchas personas asociadas con el ayuntamiento. Una de ellas fue Brambila, quien provee piñatas para el municipio.

Que un particular le venda una cosa o servicio al gobierno no tiene nada de ilegal. Que Piñatolandia sea beneficiada con la compra de sus productos por parte del ayuntamiento es algo normal que no infringe ninguna norma. Entonces ¿en dónde está la falla? ¿Qué se debe cuestionar?

Denuncias específicas afirman que Brambila es morosa en los pagos y que, cuando decide liquidar por el trabajo que desempeñan los adolescentes que contrata, les da 3 pesos por piñata, y si en un día fabrican más de 20, les paga 5 pesos, es decir, que la persona que denunció a Brambila, reportó que sus sobrinos recibieron 100 pesos por 25 piñatas fabricadas en 8 horas trabajadas y, obviamente, sin seguridad social.

¿Es correcto que el ayuntamiento no investigue y cerciore la legalidad de los establecimientos y más si uno de ellos es su proveedor? ¿Es aún más responsable el alcalde Riquelme por solapar estos actos de explotación laboral? ¿Es indignante que negocios como éste funcionen con toda impunidad?

El alcalde y todo su equipo deben poner atención en las pequeñas, medianas y grandes empresas que dan trabajo a menores de edad recompensándolos con salarios raquíticos y nula seguridad social. Los negocios con irregularidades en la región son cientos y Piñatolandia sólo es la punta del Iceberg.

A todas aquellas personas que exigieron denuncia y justicia, deben saber que tienen que ir a conciliación y arbitraje y denunciar a esta empresaria que abusa de su poder y de su posición favorable con el ayuntamiento.

Hace unos días en redes sociales comenzó a circular de manera masiva un meme que exige una ciudad limpia de piñatas en diciembre. La opinión pública ha estado presionando a Brambila quien, desde su desafortunada participación e intervención mediática a través de las redes sociales, ha sido señalada como una mala empresaria y frívola ciudadana. Su negocio ubicado en Diagonal Reforma es resguardado por patrullas para evitar el asedio de la gente que ha mostrado su indignación contra lo que sus publicaciones desataron y contra sus prácticas laborales fuera de norma.

El mensaje es al señor Riquelme, la ciudadanía ha mostrado su enojo e indignación contra Brambila y su escasa conciencia empresarial y social. El alcalde, como muchos políticos, abusan de su posición para ayudar a amigos, socios y familiares y, para consolidar o comenzar a construir una ciudad democrática, sana y alejada de la corrupción, se deben omitir estas acciones que transgreden y lastiman a una ciudad atascada en el atraso y el tercer mundo.

Continúen denunciando todas aquellas prácticas que ejercen los empresarios sobre los trabajadores. Sigamos exponiendo a quienes hacen mal su trabajo y continuemos generando un entorno de participación para que no seamos dominados por un grupo político que cada día que pasa se nota más evidenciado como inepto e ineficiente.

Cargando....