Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

Ley podría impedir a Carlos Rangel Orona formar parte del CPC

Carlos Rangel Orona, recién elegido para conformar el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, podría estar impedido para ejercer dicho puesto según el artículo 68 de la Ley del Notariado.

Además, diversas  lecturas que han navegado a través de la opinión pública de la región,  aseguran que tiene una relación cercana con el actual gobernador por su ejercicio como notario y como presidente de cámaras empresariales.

El artículo 68 de la Ley del Notariado de Coahuila dice a la letra:

«Los Notarios en el Estado de Coahuila, serán de número y sólo podrán tener una oficina que se denominará «Notaría Pública No………» y estará abierta por lo menos ocho horas diarias, los días hábiles que lo sean para el Gobierno del Estado…»

Rangel Orona, al formar parte del CPC, no podría cumplir con la disposición de la ley, ya que su nuevo cargo es presencial y le exige asumir más responsabilidades que el tiempo no le permitiría cumplir.

Ante este cuestionamiento, el mismo Rangel Orona  declaró lo siguiente para este portal:

«La notaría está abierta, la hora de la firma la establezco yo».

Esto con referencia a que él, como Notario, no necesita estar todo el tiempo en la oficina, y que las firmas de todos los documentos las puede hacer con libertad, ya que él establece el horario y la fecha.

La misma ley dispone que el notario que pida licencia deberá nombrar a un suplente que esté en el mismo distrito para que pueda atender a sus clientes y que éste será el que cobrará los honorarios correspondientes a los trámites que sean solicitados.

Lo que marca el protocolo, según la misma normativa, sería solicitar licencia para interrumpir la actividad de la notaría, cosa que Rangel aún no ha realizado porque asegura  que no es necesario.

Por otra parte, se le preguntó si su puesto en el comité de participación ciudadana, que será remunerado, lo convertiría en servidor público ya que, en caso de que así lo fuera, el artículo sexto de la ley del notariado le impediría tomar posesión a menos de que solicitara licencia.

«Es un cargo ciudadano que no genera una vinculación en el servicio público… el consejero no es empleado, no tiene carácter de funcionario público». Afirmó Rangel Orona.

Las notarías públicas están a cargo del poder ejecutivo del estado, es decir, Rangel Orona y cualquier notario público del estado es designado por medio del gobernador, así lo dice el artículo primero de la misma ley:

«El ejercicio del Notariado en el Estado de Coahuila, es una función de orden público; está a cargo del Ejecutivo del Estado y, por delegación, se encomienda a profesionales del Derecho, en virtud del fiat que para el efecto les otorga el Congreso del Estado.»

Ante esto, nuestro entrevistado aseguró que el ejercicio de su notaría y el futuro de la misma, no depende de la voluntad del poder ejecutivo estatal.

«La potestad no está en el mandatario estatal, está en la ley». Respondió Rangel Orona cuando se le cuestionó acerca del poder que tiene el Ejecutivo para otorgar y retirar licencias notariales.

Como miembro de un comité que se va a encargar de fiscalizar y transparentar la actual administración y las futuras, Rangel Orona cree que no tiene existe ningún elemento para considerar que está en una posición que le genere algún conflicto de interés.

«No tengo conflicto de interés, de haberlo, no hubiese participado… no existe elemento para mermar mi actividad como consejero ciudadano». Finalizó Rangel Orona.

 

 

Artículos Relacionados

Red es Poder: 5 años de periodismo y agradecimiento a nuestra comunidad

Editorial

Red es Poder: un año de retos, logros y metas por cumplir

Editorial

Trabajar duro para hacer periodismo independiente y sostenible

Editorial
Cargando....