Image default
Portada » Lo que callan los policías (de Torreón)
Lo cotidiano

Lo que callan los policías (de Torreón)

Los policías de Torreón son los que trabajan de ocho a ocho, si bien les va y sino se le ocurre al gobierno mandarlos a algún evento de su conveniencia; son los que se esfuerzan en guardar la calma mientras todos los buscan a ellos para apaciguar el miedo y la angustia, funcionan como entes protectores que con el azul al frente resguardan la calma y satisfacen al afligido y al temeroso. Y si no son todo eso, son grandísimos empleados que exigen un cuidado especial. Evidentemente el nombre de policía se ha manchado con la subasta de incredulidad que algunos oficiales corruptos han dejado para los que sí son eficientes y los que sí salen a cuidar al torreonense, son éstos últimos a los que me refiero.

A lo que voy es que, el policía, o la policía, como cualquier otro ciudadano, merece que el Gobierno le tenga las atenciones necesarias para hacer su trabajo de manera efectiva, arrancarles las conveniencias es amargarles la existencia, es doblegarles la esperanza y es torcerles la mano para que terminen por venderse al que más dinero les ofrezca.

Hace unos días El Siglo publicó la nota de que «Ayuntamiento ‘toma’ dinero de empleados», encaminada por la síndica Gabriela Casale, que enfatiza la preocupante anomalía. Entre ese dinero que se ha tomado está el del seguro de vida de los policías locales.

Redes de Poder se encaminó al centro a preguntar a diferentes cuerpos policíacos si ya habían firmado su seguro de vida. Ellos, preocupados, por supuesto, por el resultado que pudieran tener sus respuestas, declararon taciturnos que no, que no habían firmado su seguro en meses. La mayoría coincidió que no habían suscrito absolutamente nada en unos seis o siete meses, desde abril, más o menos, cuando las signaturas deberían ser mensuales.  Por supuesto por respetar su declaración anónima y su trabajo no diremos nombres, pero con su rostro decaído admitieron que, en efecto, andaban por las calles de Torreón sin seguro de vida, arriesgando no nada más su futuro, sino el de sus esposas e hijos.

El hecho desconcierta porque ya el gobierno anunció la visita del cantante Napoleón, que no debe de ser barato, para venir a la inauguración del bonito Paseo Morelos. Todo esto promueve más la indagación, ya anteriormente hemos hablado en Redes de Poder sobre el abuso de algunas cuentas que aparecen en transparencia y que no corresponden a los gastos públicos que uno ve en la ciudad.  ¿Está gastando el municipio de más? Pues claro, está gastando muchísimo de más y están gastando tanto que ya están en deuda con sus propios empleados. ¿Qué piensan los ciudadanos de ésto, los ciudadanos que tienen familiares, amigos o conocidos en las filas de la policía? ¿Qué piensan aquellos que defienden a capa y espada a los mandatarios?¿Qué deberían hacer los empleados, o el gobierno?

Artículos Relacionados

Opaca urbe

Jaime Muñoz Vargas

En Torreón la policía y vialidad no te cuidan

Editorial

En cuatro años, servicios personales en Torreón se disparan 110%

Editorial
Cargando....