Image default
Portada » Lo que pasa con los bailecitos entre el peso y el dólar
Lo cotidiano

Lo que pasa con los bailecitos entre el peso y el dólar

Hoy que venía en el metrobús escuché pláticas sobre la reciente alza del dólar y cómo México está de la chingada y etcétera. Me pregunté que si realmente ellos sabrían lo que están diciendo, me pregunté que si yo sabría lo que están diciendo y a la cabeza me vino el mismísimo presidente pseudodictador que se llama Enrique y que se apellida  Peña y luego Nieto, porque a nuestro parecer él no sabe qué pitos toca cuando se trata de manejar al país. La cuestión es que nosotros, como pueblo, tampoco sabemos qué pitos tocamos.

Por eso me dediqué a investigar sobre éste fenómeno del dólar e indagué en los laberintos de la economía y  de las finanzas y del mercado internacional y del Producto Interno y de la estabilidad financiera, y en todo lo relacionado con tal de saber porqué la unidad económica básica de Estados Unidos nos cobra un Benito Juárez cuando vamos al banco.

Ésta realidad se reduce a tres razones principales. Una, que el gobierno más astuto y más poderoso de la Tierra, que es un país primermundista, tiene también la economía más estable; eso significa que su moneda es más cara cuando se vende porque, efectivamente, vale más. Y no es una onda de racismo, el dinero de uno de los países más rubios del mundo vale más porque el producto que Estados Unidos vende es más exportado que importado y es más caro por ser más fino. Esto me lleva a la materia prima por excelencia, conocida como petróleo. México es un exportadorsote de petróleo desde siempre por tener un suelo afortunado debajo de sus mexicanos no tan afortunados. Nuestro país vende muchos barriles de éste compuesto a muchos países, pero los vende más barato. En norteamérica, por ejemplo, las refinerías embellecen nuestro petróleo crudo ligero y lo venden más caro y pesado a otras entidades.

La segunda es de carácter interno, México está perdiendo control financiero y está perdiendo también reputación económica en el mundo. Según las instituciones de calificación crediticia, nuestro país ya no es tan confiable para pagar como solía serlo. Por eso, puede ser peligroso financieramente para los empresarios invertir en nuestro bonito territorio, y como menos gente invierte por acá, eso significa que los dólares que viajaban a nuestro país dejaron de fluir, y eso significa que hay menos dólares en México y más pesos. Entre menos dólares aquí, resulta que su valor es más cariñoso para nosotros. Esto, como lo otro, me lleva a pensar en el camarón de Tromp, Troomp, Tramp, que provocaría todavía más crecimiento en el precio de los dólares y aumentaría el riesgo de inversión porque, según él, cortaría relación con nosotros a partir de un muro supermamón. Eso significa menos gringolingos invirtiendo en el país del Águila Real.

Por último, que el Banco Central del país más poderoso del mundo (Fed) está a punto de decidir mañana 21 de setiembre sobre si aumenta su tasa de interés o no, con motivo de reducir la inflación en el país. De ser así, los préstamos serán escatimados y habrá menos inversiones de dólares, lo que causará que no fluya el dinero estadounidense para México; además de que los préstamos adquiridos por nuestro país crecerán y afectarán los movimientos financieros.

Entonces no es tan sencillo como que el dólar aumentó y que por eso México es una mierda de país. Sí es un gran golpe a nuestra estabilidad económica pero creo que lo que requerimos es un esfuerzo social por ayudar a los negocios locales y paisanos, con tal de que la moneda y los bienes mexicanos no se sigan extraditando fuera del país. Somos una entidad tercermundista, es normal ser desmantelados por un vecino Titán que nos lleva una ventaja gigantísima en crecimiento y estabilidad económica. La misión tendría que ser juntar nuestras cabezas y pensar en una forma colectiva para producir y tener un pie bien puesto en los comercios internacionales. Enfocarnos no en el dólar sino en el peso. Tal vez gana Trumposo y sí es así, tendríamos que reducirnos a rascarnos con nuestras propias uñas y tratar de independizarnos económicamente de Estados Unidos.

Cargando....