Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano Destacadas

Yo sí lucho: charla con Luis Horacio Salinas, precandidato independiente a la gubernatura de Coahuila

“Yo soy Lucho,  y sí lucho ¿y tú?” es el estandarte de Luis Horacio Salinas Valdés, precandidato independiente para la gubernatura del estado. La vía libre en el país se ha criticado constantemente, tenemos el ejemplo de Jaime Rodríguez en Monterrey y Javier Guerrero García, aquí mismo; los dos cuestionados por sus militancias en el Partido Revolucionario Institucional.

Si bien Lucho Salinas no lleva la camiseta del partido al que pertenecieron ellos, su padre sí: Luis Horacio Salinas Aguilera, ex alcalde y diputado en distintos periodos.

Sabemos que su padre militó en el PRI y que ocupó muchos cargos, ¿Por qué no etiquetarte con bandera priista? ¿Por qué no pensar que Lucho tiene o tuvo cierto arraigo con el partido?

Luis Horacio explica que no, que “él nunca tuvo arraigo con el partido” y que “el ser hijo de un político que fue hace 45 años diputado por Torreón y alcalde por Saltillo no quiere decir que a mí me llamó a ser político”. Y remarca que se encamina hacia la gubernatura sin el apoyo de ningún partido.

En búsqueda de evitar la diplomacia y la demagogia, y de fomentar la espontaneidad del entrevistado, se hizo un ejercicio en el que se le presentaron diez conceptos y palabra por palabra tenía que responder lo primero que se le viniera a la mente:

Trump, “situación de cambio para el mundo”.

PRI, “corrupción”.

Moreira, “aberración”.

PAN, “más de lo mismo”.

Corrupción, “lo que vivimos y en lo que está inmerso el estado”.

Anaya, “confabulación”.

Jóvenes, “el cambio, la esperanza, lo que va a cambiar Coahuila y lo que va a cambiar a México”.

Riquelme, “más de lo Moreira”.

Coahuila, “nuestra esperanza”.

Futuro, “tenemos que recuperarlo”.

“Hace veinte años que venía a Torreón, veía a una ciudad que era el centro económico  de la región, veía una ciudad pujante y era ejemplo regional. Hoy veo una ciudad abandonada, que ha dejado de tener oportunidades para sus ciudadanos y creo que tenemos que retomar la ciudad y hacer lo que era.” Comentó Luis después de que se le cuestionara la situación actual de Torreón.

“Necesitamos sacar a los partidos del gobierno y poner los ciudadanos el gobierno”.

Respondió cuando en la charla se comenzó a tocar el tema de las candidaturas independientes y el hartazgo ciudadano que, según él, ha sido el motivo por el que decidió ser aspirante a la candidatura.

Las candidaturas independientes en el estado han generado molestia por su procedencia no ciudadana. Javier Guerrero, por ejemplo, renunció a una diputación federal y decidió irse por la libre porque no fue elegido candidato en su partido. Lucho Salinas, si bien no es militante, el historial político de su familia también lo desplaza del concepto de independencia que, por ejemplo, sí logró Kumamoto con su proyecto ciudadano.

“Lo que yo te puedo decir es que la ciudadanía tiene que valorar quién es un verdadero candidato independiente, que venga emanado de la ciudadanía y no resentido de un partido porque no le dio la oportunidad de contender por el puesto que éste quería”.

La independencia es una alternativa ciudadana de reciente impacto. Empresarios y políticos han buscado alternativas de llegar al poder a través de esta vía.

“Un candidato ciudadano llega sin compromisos, cuando cualquier otro tiene que llegar con compromisos, llega a pagarlos. Ellos son quienes desvirtúan a los gobiernos.”

¿Por qué hasta ahora decidiste lanzarte para la gubernatura? ¿Por qué no lo hiciste antes?

“Porque yo no me quiero quedar cruzado de brazos por mi generación. ¿Qué va a pasar si todos nos quedamos cruzados de brazos y nada más recibiendo las migajas que nos quieren dar?…

Estoy consciente de la realidad de las cosas y estoy consciente que mis negocios pueden tener represión, que puedo tener un problema de seguridad porque ¿quién trajo a los zetas a Coahuila? Humberto Moreira ¿En dónde se hizo la inseguridad terrible? Con los Moreira. Sabemos que son un gobierno represivo, son una mafia. La pregunta es ¿cuándo vamos a dejar nuestros miedos y vamos a actuar?…”

Conocido empresario saltillense, Salinas tratará de consolidar su candidatura en base a declaraciones duras, sin formalismos y presentando proyectos viables y cercanos a la gente para tener alguna oportunidad de contender por la silla en el palacio rosa de Saltillo, y  no será tarea sencilla eliminar el estigma priista que ostenta por pertenecer a una familia eternamente ligada al partido tricolor.

Artículos Relacionados

Propone El Astillero Librería semana de actividades

Editorial

Shamir Fernández: el polémico político que renunció al PRI

Editorial

El periodista Juan Arjón, habría sido secuestrado antes de morir

Editorial
Cargando....