Image default
Portada » Nuevo Aeropuerto Internacional de México; “de lo poco rescatable de este gobierno”: piloto
Lo cotidiano

Nuevo Aeropuerto Internacional de México; «de lo poco rescatable de este gobierno»: piloto

Desde la educación primaria, misma que estudió en la libertad en que se basa el sistema elaborado por la italiana María Montessori, a Pablo Daniel Barrera Vargas le fascinaban los aviones. Se podía pasar – y muchas veces pasaba – dibujando aeronaves el día entero en hojas de sus cuadernos, con total precisión y tomando en cuenta la escala el tamaño de las páginas, lo que hacía que sus dibujos se asimilaran más a planos que a las ocurrencias de un niño.

Quería ser aviador. Eso era lo que le decía a cualquiera que preguntara por esos dibujos en donde debía haber operaciones matemáticas u oraciones de español o inglés. Quienes alguna vez fueron invitados la tarde a su casa, recuerdan que en su computadora de escritorio tenía incluso instalado un simulador de aviación comercial, con todo y un joystick para máximo realismo.

A sus 21 años, Barrera Vargas reside en Torreón, al cual regresó después de graduarse de la escuela de Capacitación Integral Aérea, con sede en Toluca, Estado de México.

En entrevista con Red es Poder, compartió su visión como piloto sobre la consulta a la ciudadanía respecto al Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco, puesta en movimiento por los seguidores del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

El NAIM: años de proyectos, reclamos, avances y retrocesos

Las labores para construir el NAIM comenzaron en septiembre de 2015, con trabajos para preparar la tierra del Lago de Texcoco, a 15 kilómetros del centro de la capital del país. Sin embargo, la idea de un nuevo aeropuerto lleva años en la mesa de discusiones.

Durante el gobierno del panista Vicente Fox Quezada, se discutió la posibilidad de iniciar las construcciones en dos lugares: Tizayuca o Texcoco.

Con el consejo de organizaciones como MITRE – organización sin fines de lucro dedicada a la ingeniería, investigación y desarrollo ubicada en Massachusetts y Virginia, de las más importantes del mundo en cuestión de aeronáutica –, la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI, por sus siglas en inglés), el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Nacional Autónoma de México, entre otras, se decidió por Texcoco como el hogar del Nuevo Aeropuerto.

La construcción quedó fijada para iniciar el 22 de octubre de 2001. Pero ante las protestas de habitantes de Texcoco, Chimalhuacán y sobre todo, de San Salvador Atenco, el proyecto se canceló en 2002.

Los enfrentamientos entre defensores de la tierra y autoridades se reanudaron en 2006 bajo Felipe Calderón, lo que culminó en la represión de San Salvador Atenco en mayo de ese año. El proyecto volvió a posponerse por distintas presiones sociales y mediáticas.

Fue hasta septiembre de 2014 que Enrique Peña Nieto anunció el relanzamiento, que a pesar de renovadas manifestaciones en contra, inició un año después.

Desde entonces, distintos grupos se han manifestado a favor o en contra del NAIM. Entre estas voces, una comenzó a sobresalir en los últimos meses, especialmente después de las campañas electorales para elegir al siguiente presidente de México el primero de julio: la de Andrés Manuel López Obrador, candidato del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del que es fundador, y la alianza “Juntos Haremos Historia”, quien afirmó que de quedar él presidente, mandaría cancelar el megaproyecto.

Después de su victoria en las elecciones con un 53.1% de los votos emitidos, las declaraciones del futuro presidente cambiaron de exigir su cancelación a ofrecer una consulta popular para decidir el destino del NAIM. La mayoría morenista en el Congreso de la Unión aprobó la consulta, y quedó fijada para los días del 25 al 28 de octubre, poco menos de dos meses antes siquiera de que AMLO tome la presidencia.

Diálogo tecnológico; opiniones por Skype

Son las siete de la noche cuando la conexión por Skype se logra con Barrera Vargas. Su figura aparece acomodado en la mesa del comedor, con una mochila negra sobre una cajonera de madera tras de él y en la pared blanca cuelgan lo que parece ser un rosario católico y una representación de la Última Cena de Jesús.

Presenta cabello corto recortado por unos audífonos rojos que envuelven todos sus oídos, una chamarra azul y una expresión familiar pero seria.

El tema de la posible cancelación del NAIM, en especial en las semanas previas a las fechas de consulta, ha sido uno de los puntos constantes en medios nacionales y en los periódicos de la capital, como La Jornada y El Universal. Pero se le pregunta a Barrera cuánta de la información que ha escuchado del tema provino de medios locales, cuál es el nivel de discusión que nota:

“Mira, aquí en Torreón no se maneja mucho el tema. Es la verdad. Como que a todos les vale. Ellos dicen “pues si se cancela, qué bueno, y si no, también qué bueno.” No les importa mucho, pero la mayoría de con los que yo he platicado del aeropuerto están a favor.
“Al final la mayoría está a favor del aeropuerto, pero los medios locales realmente no he visto nada.»

“Todo lo que he visto es en cadena nacional y pues obviamente en medios de aviación que yo sigo por mi profesión, porque es lo que me gusta. Pero también en las mismas redes sociales he visto gente de aquí de Torreón que comparte cosas en contra del aeropuerto y otros a favor. Así está la cosa.”

La opción propuesta por Andrés Manuel y sus partidarios es la adaptación de la Base Aérea Militar No. 1 General Alfredo Lezama Álvarez, ubicada en Santa Lucía, Estado de México, para labores comerciales, de manera que pueda ayudar a paliar la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, también llamado Benito Juárez.

El tema del NAIM y su consulta ha generado una verdadera guerra de declaraciones. Ráfagas han sido disparadas de aquí para allá, defendiendo o rechazando lo pretendido por el gobierno entrante.“Suspender el proyecto es suspender el crecimiento del país” dijo Carlos Slim Helú el 16 de abril, en conferencia de prensa que armó exclusivamente para hablar del tema del aeropuerto. Las compañías de Slim tienen 8% de inversión en el proyecto.

 

“(Santa Lucía) es viable porque se encuentra a 36 kilómetros del actual aeropuerto, por lo que podría tener operaciones simultáneas” aseguró el próximo secretario de Turismo, Miguel Torruco, a El Financiero el 10 de octubre. Agregó que, de continuarse con la obra en Texcoco, la iniciativa privada debería invertir al 100% en la obra, en lugar de utilizarse recursos públicos.

En la miríada de opiniones, incluso se han dado casos como los de Rosario Robles – quien el 15 de octubre compareció ante el Congreso de la Unión para explicar los cargos de desvío millonarios de recursos y corrupción en su contra –, quien dijo el 23 de octubre que el NAIM es un “gran negocio”; y casos como el Grupo Financiero Citibanamex, el cual advirtió que de cancelarse el NAIM “confrontará la credibilidad del Estado Mexicano” en relación a estos proyectos y podría convertirse en “el error de octubre”, una referencia al error de diciembre de 1994, cuando la economía nacional dejada por Carlos Salinas de Gortari descendió en una profunda crisis.

La voz de Barrera Vargas es fuerte y franca. La potencia de su acento norteño se ve acentuado por la calidad del audio que sube y baja por la conexión a internet, haciendo de sus palabras una confesión áspera, sin tapujos a la pregunta:

–¿Consideras a la consulta válida? ¿Es en verdad viable Santa Lucía?

“Para nada. Una decisión tan importante no se puede dejar a las manos del pueblo. Esto lo tienen que hacer los expertos. Sí hay forma de que operen ambos aeropuertos [el Aeropuerto Internacional Benito Juárez y Santa Lucía], pero no con la fluidez necesaria para aliviar la saturación. Se habla de esto, de que podrían funcionar de forma simultánea, es decir, que al mismo tiempo que aterrice un avión en Benito Juárez esté aterrizando otro en Santa Lucía, pero esto no es posible. Podrían actuar en conjunción, o sea, que un avión entre a la Ciudad de México y aterrice en Benito Juárez y luego entre otro y aterrice en Santa Lucía, pero no es posible que aterricen los dos al mismo tiempo.«

“Si quieren ignorar todo eso y hacer las cosas a las mexicanas, pues ya veremos, pero pues de irse por eso a 30 años estaríamos igual o peor que ahorita. Me parece un riesgo innecesario.”

El cuestionamiento en el manejo de los recursos destinados al megaproyecto y asuntos sin resolver en otras aristas han acompañado al NAIM desde su concepción.

De un presupuesto de inversión total de 169 mil millones de pesos, el NAIM aumentó su costo de inversión a 285,000 mdp, esto, según Carlos Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes aún en funciones, debido a “una depreciación del peso ante el dólar y el aumento en el precio en los materiales”.

En una nota publicada el 16 de octubre por Animal Político, la organización Poder, a través de un análisis de su proyecto Torre de Control, acusó que para que una obra sea viable, debe estimarse una Tasa Interna de Retorno Social (los beneficios económicos) de al menos 10%, misma que, señalan, el NAIM no espera cumplir,pero que, acusan, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) “han maquillado los costos del NAIM para defender su viabilidad.”

Los temas ecológicos también han sido un eje sobre el cual han girado muchas discusiones sobre el megaproyecto, especialmente con la extracción de tezontle y grava en las zonas circundantes para los trabajos de cimentación.

Resalta en la historia reciente el asesinato de Jesús Javier Ramos Arriola el 28 de septiembre; ingeniero forestal, era defensor del cerro de Tenayo, que está siendo escarbado para obtener el material pétreo que necesita el NAIM.

Se le pide a Barrera Vargas que, contemplando de forma general las controversias que ha suscitado el mega proyecto, basándose en lo que ha leído, y después de mencionársele el caso de Ramos Arriola, responda a las preguntas:

–¿qué dudas te surgen? ¿Qué piensas de las diferentes aristas que tiene el tema?

La respuesta tarda unos segundos en llegar solamente por la conexión inconsistente a internet, que permite – y a veces dificulta – la fluidez de la conversación. Franco, atento, Barrera Vargas contesta:

“No sabía lo del asesinato. A lo mejor y el aeropuerto está manchado de corrupción, pero si eso es lo que de verdad le molesta a Andrés Manuel, entonces que se haga una revisión del proyecto, una revisión de los fondos, de los terrenos, de las licitaciones y de todo eso; si realmente con lo que quiere luchar es la corrupción.»

Andrés Manuel no está buscando una verdadera solución, lo que está buscando es quedar bien con el pueblo porque si fuera en verdad un acto de corrupción el aeropuerto, se hace una revisión. No se cancela un aeropuerto que ya está en construcción y dejarlo en obra negra nada más por venganza con la supuesta “mafia del poder”, que estamos viendo que Andrés Manuel es lo mismo. Se acabó la mafia del poder del PRI, ahora empieza la de Morena.

Si quiere un verdadero cambio, que haga una revisión, no que lo cancele por venganza. Andrés Manuel lo que quiere es fregarse a todos.”

Del enojo y la pasión que le provoca el tema, a Barrera Vargas se le escapa en un suspiro para calmarse: “ay, pues ni qué decir.”

–Como piloto, ¿qué consideras que no estamos viendo del tema? ¿Qué traerías a la mesa de debate?

“Mira, últimamente se ha hablado de que el aeropuerto es muy caro, es muy costoso y lleno de corrupción; se habla de que es un ecocidio, se habla de que se puede solucionar haciendo dos pistas en Texcoco, pero no se habla de la realidad de cómo se hace un aeropuerto.”

“El aeropuerto está ubicado en una zona en la que pueden entrar los aviones por ambos lados, Norte y Sur del país, pueden aterrizar en el mismo aeropuerto. De Santa Lucía nomás dicen “pues que hagan las pistas. Que los aviones se hagan bolas en el aire y a ver cómo aterrizan y cómo despegan.” No se trata de eso. Un aeropuerto es algo más serio, es seguridad. Hay que hacer las cosas bien, bien hechas y seguras.”

El piloto explica tranquilo, sin prisa pero a paso firme que hay que ver más allá de lo económico, que la verdadera razón de ser del NAIM es la saturación del actual Aeropuerto de la Ciudad de México. Mencionó que el megaproyecto en Texcoco no sólo ayudaría a la saturación de pasajeros, sino también de la capacidad de carga comercial.

“Y la carga, híjole [se le escapa, como impresionándose nomás de pensar en las dimensiones de carga que podría manejar el NAIM]… mueve muchísimo la carga, la carga es algo importantísimo en el sector económico del mundo.”

Barrera Vargas procede entonces a afirmar que la gente necesita contemplar la seguridad aérea, misma que, de existir, podría atraer inversiones extranjeras, y las aerolíneas podrían mandar más vuelos para turistas, “que eso es la principal fuente de ingresos de México, el turismo.”

Recio desde pequeño, a Pablo Daniel no le tiembla la voz cuando critica posturas con las que no está de acuerdo. En este tema, una de esas posturas es la reticencia o desconfianza de algunos sectores sobre la inversión extranjera en México, y en el NAIM. “Ellos [críticos al aeropuerto] dicen “Ah, ¿para qué queremos empresas extranjeras?” Oye, lo que necesita un país para funcionar es inversión, no importa si es extranjera o nacional. El dinero a fin de cuentas se queda aquí en México, no sale. Ellos producirán, pero también dejan en México.”

–¿Cómo ubicas el tema del NAICM en los acontecimientos del país y qué juicio das como piloto, como futuro trabajador de la industria?

“Mira, como ciudadano mexicano, entiendo a la gente que de verdad le da coraje el aeropuerto de la Ciudad de México. El gobierno nos ha dado muchas cachetadas, hay corrupción, hace lo que se le da su regalada gana. Pero que no se dejen engañar, esta obra del aeropuerto de la Ciudad de México realmente es una obra interesante, y es una obra que vale la pena. Esto sí no tiene nada que ver con la corrupción, y es un proyecto que a final de cuenta le va a salir al país.”

Entonces, la conexión por Skype, en lucha agónica desde hace unas preguntas, por fin se cae, y la videollamada se corta. Pero, aprovechando los artilugios de esta era tecnológica, la entrevista sigue a voz pelona, a través de notas de voz en Whatsapp. Barrera Vargas complementa su respuesta:

“Como piloto te digo que es la única solución. Lo de Santa Lucía es una tontería, es una grosería para todos los que estamos en el sector aéreo; ver la propuesta de Andrés Manuel de Santa Lucía para el sector aéreo es una grosería. Pero te digo: entiendo el odio de la gente por cómo nos ha tratado este gobierno los últimos años, pero del gobierno de los últimos años, esto es lo poco rescatable de lo que ha hecho.”

La consulta, programada para empezar el día de hoy, 25 de octubre , se realizará en 538 municipios de las 32 identidades federativas que conforman México, entre los que se distribuirán alrededor de mil 73 mesas que estarán abiertas de las 8 de la mañana a las 6 de la tarde para quien quiera ofrecer su opinión sobre el tema. Los requisitos para participar son la mayoría de edad y la presentación de credencial de elector vigente.

Entre los municipios citados en la página México Decide, se incluyen cinco en el estado de Coahuila: Torreón, Saltillo, Ciudad Acuña, Monclova y Piedras Negras.

La incertidumbre es un aspecto generalizado. Las encuestas van desde darle la victoria a la continuación de Texcoco con un 42% sobre un 30.5% que prefiere Santa Lucía y un 27% que no respondió o no supo responder (Enkoll, 24 de octubre), hasta declarar el triunfo de Santa Lucía o el reacondicionamiento del aeropuerto de Toluca, con un 53% de apoyo (El Financiero, 13 de octubre).

A su vez, periódicos como Reforma han criticado que de los municipios señalados, 91% son en donde AMLO obtuvo un gran porcentaje de votos en las elecciones pasadas, lo que puede llevar a una votación dispareja.

Se le pide a Barrera Vargas que otorgue sus pronósticos para la consulta, los cuales da de forma concisa:

“Realmente es que de las encuestas no les puedo creer mucho, porque si te metes al Internet a las consultas, unos dicen que va ganando el nuevo aeropuerto, otros dicen que va ganando Santa Lucía. Te digo, las encuestas no hay que fiar mucho de ellas. El que guste opinar, a dar su voto en la consulta, que vaya. Realmente no sé qué es lo que vaya a pasar, yo espero que se continúe con el nuevo aeropuerto, espero que la gente no vaya a caer en ese odio, que la gente entienda que se necesita el aeropuerto.”

Y a la petición de un último mensaje para la gente de Coahuila, el piloto concluye con voz cordial y comprensiva:

“Pues que se informen. Si tienen tiempo de leer y de checar los puntos e informarse acerca del tema estaría bien. A fin de cuentas es una decisión del país, no sólo de la Ciudad de México. Si tienen la oportunidad, lean, decídanse, y que cada quien salga a votar por su decisión. Estamos en México, en un país libre y sea la decisión de cada quien, se le respeta.”

Artículos Relacionados

AMLO rechaza negociación entre PRI y Morena para aprobar reforma eléctrica

Editorial

AMLO no fija postura sobre despenalización del aborto en Coahuila

Editorial

Pese a amparos, AMLO incluye a Agua Saludable en informe de gobierno

Editorial
Cargando....