Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano Noticias nacionales

Olga Sánchez Cordero encabeza disculpa pública a indígenas violadas por militares en 1994

Información y reportaje completo vía Chiapas Paralelo.

En un acto encabezado por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en el municipio de Ocosingo, en el estado de Chiapas, el Gobierno mexicano ofreció una disculpa pública a las indígenas violadas por elementos del ejército en 1994, sin embargo, en el acto simbólico no hubo ninguna presencia militar.

El 4 de junio de 1994, Ana, Beatriz, Cecilia González Pérez y su madre Delia Pérez, intentaron cruzar el retén que el Ejército Mexicano colocó en el Ejido Jalisco, dentro del municipio de Altamirano. Los militares las reconocieron, a una de ellas la llamaron con el sobrenombre que la conocía la comunidad. Para los soldados ellas eran integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, y por ello las castigaron, las golpearon, las humillaron y las violaron.

Las detuvieron y durante dos horas, mediante la tortura sexual, intentaron obligarlas a que se declararan integrantes del grupo armado, y que delataran a otras personas. Eran los meses en lo que el Ejército mexicano ocupaba las zonas indígenas de Chiapas para desarticular el movimiento insurgente.

Lectura recomendada: Primer grito de AMLO incluye a héroes anónimos y a indígenas.

Después de ser liberadas, las mujeres denunciaron penalmente los hechos. Los éxamenes demostraron la violación tumultuaria, pero el caso fue asumido por la Justicia Militar y lo cerró negando la justicia.

Recurrieron entonces a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), instancia que, en 2001, luego de analizar el caso, presentó un informe de fondo declarando la responsabilidad internacional del Estado mexicano y exigiendo castigo a los responsables y la reparación de daño a las agraviadas.

La CIDH concluyó que los actos contra las hermanas González Pérez, “fueron cometidos con el fin de amedrentar a las tres mujeres por sus presuntos vínculos con el EZLN”.

Sin embargo, el Estado mexicano evadió su responsabilidad por 25 años, hasta que el pasado 18 de octubre inició el proceso de justicia.

Artículos Relacionados

El marcado racismo que aún impera en la comunidad torreonense

Editorial

El afán de darle todo a los militares

Itzel Ramírez

Ofrecerán una disculpa pública a pobladores reprimidos en manifestación contra Chemours Laguna

Editorial
Cargando....