Portada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

Pólvora en las aulas; matanzas estudiantiles en Estados Unidos (VIDEO)

Para nadie es un misterio que el principal negocio de los Estados Unidos de América es la fabricación, compra y venta de armas. El mercado lo domina el vecino del norte con el 33% de la venta en todo el mundo. Su más cercano competidor es Rusia, con el 23%. Esto quiere decir que tres de cada diez armas que se compran en el mundo las fabrican y venden los Estados Unidos.

Para que este negocio funcione, los artefactos tienen que circular, es por esto que el acceso a las armas en aquel país es muy sencillo. La misma cultura bélica y patriota que defienden a ultranza los norteamericanos, ha provocado que la mayoría de los hogares cuenten con una pistola o un revólver o una escopeta. Las consecuencias, a raíz de esta «libertad», han provocado que muchos jóvenes desubicados, enojados con su entorno y con su comunidad, apartados de la realidad o deprimidos por algún otro desorden emocional, se atrevan a tomar un arma para despilfarrar toda su ira presionando un gatillo.

Desde 1998, en Estados Unidos se han registrado 11 matanzas en escuelas y universidades. En todas, los victimarios han sido alumnos que, en la mayoría de los casos, se han suicidado.

En Arkansas, murieron cinco personas a manos de dos adolescentes de 14 años. En Columbine, la famosa masacre que después fuera documentada por Michael Moore, murieron 13 personas. Los responsables se quitaron la vida.

Jeffrey Weise, en Minnessota, mató a su abuelo y pareja para después ir a la escuela Red Lake y asesinar a siete personas más, también se suicidó.

En 2007, un estudiante de origen surcoreano acribilló a 32 personas en las instalaciones de la Universidad Virginia Tech. Ésta, ha sido la masacre estudiantil más trágica en la historia de los Estados Unidos. El asesino, llamado Seung – Hui, se suicidó.

En la Universidad del Norte de Illinois un estudiante mató a cinco compañeros y a un profesor. La consecuencia, como si se tratara de un patrón, fue el suicidio.

En otra escuela secundaria un joven mató a tres adolescentes e hirió a cinco personas más dentro de la cafetería. En diciembre de 2012 Adam Peter Lanza, de 20 años, mató a su madre y después se dirigió a una escuela primaria en donde le quitó la vida a 24 personas, de las cuales veinte eran niños.

En 2015 murieron otros ocho estudiantes, en 2016 asesinaron a un profesor dentro de las instalaciones de la UCLA y también le quitaron la vida a tres personas más en la escuela primaria de Townville.

A penas hace unos días, otra masacre en Florida perpetrada por Nikolas Cruz dejó sin vida a 17 estudiantes. Las reacciones a través de las redes sociales y los medios de comunicación comenzaron a salpicar como la pólvora que parece no querer descansar. Un gran sector de la sociedad norteamericana está pidiendo que se regule el uso de armas en su tierra. Que sea más complicado tener al alcance un instrumento que, cayendo en las manos equivocadas, ha provocado enormes tragedias.

Desde 1998, han muerto más de 120 personas en tiroteos dentro de las escuelas y universidades del país norteamericano. En respuesta, el presidente Donald Trump, dijo que es necesario que los profesores estén armados en las aulas para contrarrestar cualquier ataque futuro. Las respuestas ante sus declaraciones han sido de hastío y de vergüenza. La opinión pública no entiende cómo el líder de su país no es capaz de sentir un poco de empatía hacia los padres de las víctimas.

Con el hashtag #NeverAgain, un grupo de estudiantes de la escuela Secundaria en Tallahassee, Florida han difundido un video por redes sociales en donde muestran su descontento, su indignación y su tristeza por lo que sucedió la semana pasada. El dolor, la impotencia y el eterno miedo de que en cualquier momento alguien pueda comenzar a despojar vidas por un arrebato de odio o de coraje son elementos suficientes para que los jóvenes norteamericanos se empiecen a unir para exigir que masacres como las anteriormente narradas nunca vuelvan a ocurrir.

 

Artículos Relacionados

Políticos mexicanos aprovechan las debilidades del sistema de registro de bienes raíces en EU para lavar dinero

Editorial

PGR no investigó la masacre de San Fernando: investigó a activistas

Editorial

Reapertura fronteriza genera kilométricas filas en puentes internacionales

Editorial
Cargando....