investigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel RiquelmePortada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

Shamir Fernández Hernández: notario público ilegal

El Licenciado en Derecho graduado de la Universidad Autónoma de Coahuila: Shamir Fernández Hernández es diputado local de la LX Legislatura por el XII Distrito Electoral Coordinador de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso del Estado, es, también, Presidente del PRI en Torreón, y es,  cabe decirlo que de manera ilegal: notario público en un bonito edificio con su nombre de subtitulo y puesto en dorado muy de manera cínica adornando la entrada.

Digo ilegalmente porque el licenciado Shamir está violando el artículo sexto de la Ley del Notariado del Estado de Coahuila que de forma específica y sin ningún apartado malinterpretable expresa que no se puede ejercer de ambos puestos públicos.

La ley suena razonable, por supuesto, dado que el notario tiene toda la capacidad legal para proveer al ciudadano de documentos que tengan ordenes jurídicas válidos. Aunque en Derecho está la disputa de si el notario es un servidor público o no, éste debe mantenerse distante de cualquier otro puesto legal que involucre responsabilidades jurídicas ciudadanas, ya que de no ser así estaría abusando directamente de su autoridad como legislador en el Congreso y de su profesionalismo como notario independiente. Y no sólo Shamir se está pasando las leyes por el arco de Coahuila (en Muzquiz), también está usando ésta violación en su beneficio financiero y personal, otorgando papeles importantes para bienes inmuebles, fincas y poderes generales como si fueran dulces para niños en día de brujas.

Y aunque la única computadora del Registro Público en el centro sea del año del caldo, aquí abajo se puede notar claramente el nombre del licenciado Fernández Hernández usando su nombre como titular del proceso notarial en una fecha donde el señor ya estaba ejerciendo también como diputado. Por supuesto, para un acto como éste es necesario que el notario ahí apuntado sea quien moviliza las acciones jurídicas, de modo que Shamir tuvo que estar ejerciendo un delito haciendo el papeleo.

(Por el momento no sabemos quiénes son éstas personas beneficiadas por el notario no notario, pero seguiremos investigando en el fraude).

Me parece irresponsable que Shamir, ya en un puesto importante como lo es ser diputado del Congreso de Coahuila, esté usando su valioso tiempo para violar la legalidad del acto profesional y honesto de ser notario y ni siquiera tenga la cortesía de, al menos, pretender que no está haciendo nada malo.

Es probable que próximamente este nombre se ponga en las pancartas del PRI participando en alguna contienda importante para un puesto significativo como alcalde o como gobernador o como diputado en una asamblea nacional; en cualquiera de esos cómodos silloncitos tendría el futuro de nuestro país, estado y ciudad en sus manos: ¿vale la pena que, desde ahorita, sepa la ciudadanía qué tipo de profesionista es?¿vale la pena que cuando salga a «prometer un futuro mejor» y «un país sin corrupción» ya todo el mundo esté enterado que desde este punto de su carrera ya está siendo parte de la corrupción y está, definitivamente ,violando la ley? ¿vale la pena, sobre todo, considerar que éste personaje debería estar en juicio por estar agrediendo muy de forma evidente una ley del Estado?

 

Cargando....