investigación deuda, influencias y gastos sobre secretaría de inversión público productiva de Miguel RiquelmePortada Reportaje
Image default
Lo cotidiano

Torreoncito queda inservible

El 6 de marzo de 2017, el monumento a Torreón, ubicado en el Boulevard Constitución entre las calles de Múzquiz y Ramos Arizpe, fue retirado para ejecutar las obras de la central Nazas del Metrobús Laguna. La administración municipal, en ese entonces a cargo de Jorge Luis Morán Delgado y el ex Director de Obras Públicas, Gerardo Berlanga Gotés, prometieron que el mismo sería reubicado al terminar las obras. Un año después, la promesa no podrá ser cumplida.

Para evitar el retiro del monumento, Aldo Villarreal Murra, en ese entonces Presidente del Colegio de Arquitectos, el historiador, Carlos Castañón Cuadros y Elías Agüero, hoy Director del Instituto Municipal de Cultura y Educación, junto con un grupo de ciudadanos, se plantaron en las faldas del torreoncito para evitar la remoción del emblemático símbolo de la ciudad, aludiendo que éste era un patrimonio que no debería ser retirado. En respuesta al plantón, las autoridades fragmentaron el monumento y lo guardaron en las instalaciones de la Unidad Deportiva Torreón con la promesa de reinstalarlo cuando concluyeran las obras de la Estación Nazas.

Durante esta semana, en redes sociales, han estado circulando fotos del monumento en el que se evidenciaron las precarias condiciones en las que se encuentra. La estructura, está a la intemperie y luce daños  que avisan la imposibilidad de restaurarlo.

El alcalde de la ciudad, Jorge Zermeño Infante, anunció durante la presentación del libro, «La toma de Torreón», que se construirá otro monumento con diferentes materiales, afirmando que éste quedará mejor que el original, cuya historia data desde 1974 y que logró identificarse con los habitantes de la ciudad.

Ante la exhibición del desmantelamiento y de las condiciones del monumento, Red es Poder contactó a Carlos Castañon, director del Archivo Municipal e historiador lagunero para preguntarle sobre lo que significó la pérdida de ese patrimonio cultural.

«Como verás, no lo preservaron, sólo lo tiraron ahí en la deportiva. El monumento está sumamente dañado. Es una cuestión sumamente triste. El monumento lo mocharon, la pérdida histórica fue desde hace un año cuando lo retiraron. Por fortuna, independientemente de lo que sucedió y pese a la actitud negativa y el dolo con el que se actuó contra ese monumento, lo que sucedió quedó en la memoria colectiva de los laguneros.» Mencionó.

Torreón, a pesar de su juventud, es una ciudad que cuenta con muchos rasgos arquitectónicos y culturales que lo hacen único, pero la preservación de sus monumentos, edificios y calles no ha sido la adecuada,así lo comentó Castañon Cuadros.

«Nos falta valorar más nuestra arquitectura, esto no es un asunto exclusivamente de un actor. Nos falta reconocernos como una ciudad que tiene un patrimonio muy valioso en varios sentidos. Tendríamos que estar cuidando y conservando nuestro patrimonio y ojalá que esta situación abra la puerta hacia una mayor conciencia con nuestros monumentos.» Relató.

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Nuestro «Torreón de la entrada»

Torreón vestido de seda, Torreón se queda

Daniel Muñiz
Cargando....