Image default
Portada » Y sigue la mata dando DEUDA
Lo cotidiano

Y sigue la mata dando DEUDA

Coahuila en muchas ocasiones ha estado en el top ten. Desgraciadamente muchos acontecimientos no son motivos de orgullo, sino todo lo contrario, de vergüenza, de frustración, de impotencia, de enojo y de hartazgo.

Sin temor a equivocarnos, hemos concluido que aquí se sentó escuela para una megadeuda impagable de 300 millones de pesos que llegó hasta 36 mil millones de pesos en un sexenio de triste memoria: el de Humberto Moreira Valdés. Antes que a nivel nacional ya se tenían empresas fantasma; recuérdese a Lady Cobijas y las facturas millonarias de huevo blanco y pollo y, claro, cobijas.

Aquí se tuvo el primer campo de exterminio conocido, según relatan Jacobo Dayan y Sergio Aguayo sobre acontecido en el CERESO de Piedras Negras. Desapariciones forzadas en todo el estado que provocaron la formación de organizaciones de la sociedad civil en diferentes lugares, ante la pasividad de las autoridades electorales.

Elecciones locales que han dejado mucho qué desear. La última simplemente se tuvo que echar mano del IEC, del Tribunal Electoral de Coahuila  y del Tribunal Federal, antes TRIFE. Olvidémonos de todas las mapacherías, sólo tomemos un dato: en ninguna parte del mundo se llevan SEIS MESES para determinar quién ganó la gubernatura.

Otro récord, en la última elección participaron 15 partidos políticos: 9 nacionales y SEIS LOCALES. Ni el Edomex, ni Veracruz ni CDMX, que tienen padrones electorales que superan al de Coahuila en millones de votantes. El colmo es que gracias a la laxitud de la ley electoral de Coahuila, la cual exige sólo el 0.26% del padrón electoral para formar un partido, se anotaron CATORCE aspirantes más a partidos políticos logrando que se rompiera un nuevo récord: VEINTICUATRO partidos.

Vamos a otros temas, además de que Coahuila tiene la deuda per cápita más alta de todos los estados de la república y una de las más altas en monto total también de la república, ahora ya sabemos que los gobernadores del nuevo PRI (Peña Nieto) ya le quitaron ese primer (deshonroso) lugar. Pero hay otros más, según Mariana Campos, en 2017 en Coahuila se gastaron pagos de servicio de la deuda y el capital no baja. Por el contrario, HR Ratings explica que la deuda actual ya está en 41,000 millones de pesos; la opinión de algunos economistas calculaba que ésta llegaría a los cien mil millones cuando se descubrió la mega deuda; entre capital, intereses y demás, y un plazo mínimo de 50 años. Creo que nos estamos acercando a ese vaticinio.

Otro récord en gasto de publicidad: Coahuila es campeón con 4 millones de pesos diarios durante 2017. Se tenían que apoyar y no descuidar las elecciones. Según la mencionada Mariana Campos, éste gasto equivale al 80% de la que se dedica a inversión en proyectos de obra pública, que sí pudieran apoyar la economía actual y futura. Lástima que se tiraron en propaganda llamada “publicidad”.

Otro récord es en cuanto al gasto de la burocracia, del cual también Coahuila es campeón. Aplicada para sostener la nómina, aunque no sean mal pensados, no es que haya aviadores, es que el 34 % del gasto total del estado está bien gastado.

Deuda, burocracia, publicidad (propaganda), ayudas sociales, agréguese a los programas federales, empresas fantasmas, obras de relumbrón, etcétera.

La pregunta es si los servicios municipales (agua potable, limpieza, alumbrado público, parques y jardines, pavimento, etcétera) y la infraestructura están sirviendo para que los empresarios creen más empleos y mejores remuneraciones; si la educación y las pensiones de los jubilados funcionan. Si la salud, hospitales, medicinas han aumentado en calidad. Si la seguridad e integridad de las personas se respetan y la falta de respeto a los derechos humanos se ha detenido.

No tienen importancia los partidos políticos ni sus burócratas; ellos están para servirse de lo que pagamos y no para servir.

Depende de nosotros los ciudadanos rescatar los espacios que los políticos y su partidictadura nos han arrebatado. Hagámosles marcaje personal y empezando con la observación de los mismos, incluyendo lo electoral. ¡Ya! La tarea es sencilla: pasar de simples observadores (habitantes) a ciudadanos activos.

Cargando....