Image default
Portada » El ejército variopinto contra Chemours
Colaboraciones Destacadas Opiniones

El ejército variopinto contra Chemours

La batalla emprendida por el Frente Unido de los Pueblos de La Laguna en Defensa de la Vida y el Territorio (FUPLDVT) despertó la conciencia ambiental del sector urbano de la Comarca. Como en aquelarre se juntaron profesores, ambientalistas y personajes de la izquierda en la región para formar el Frente Amplio Nacional en Defensa del Ambiente (FANDA). Nacional porque organizaciones con presencia en otros estados como el Movimiento Cívico del Norte, el colectivo Rosario Ibarra y el Movimiento Social por la Tierra, se han sumado.

La primera acción pública como grupo organizado se llevó a cabo el pasado 7 de agosto, en las instalaciones de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) en la colonia División del Norte, ubicada en Torreón. Se presentó un grupo diverso: jóvenes, mujeres, hombres, un niño: armados con carteles y consignas: “Peligro, minería a cielo abierto”, “La lucha no termina hasta que se vaya”, “¡Vida sí, cianuro no!”: el mensaje lo dejaron claro: “¡Fuera Chemours de La Laguna!”

En la actividad se entregó un oficio dirigido al representante nacional de la SEMARNAT, Víctor Manuel Toledo Manzur, el cual dicta: “Manifestamos que hacemos nuestra la demanda del FUPLDVT de impedir a toda costa que se otorgue algún permiso de operación a The Chemours Company en la Región Lagunera”.

Mientras pobladores de las 22 comunidades realizan un esfuerzo magno en el plantón y bloqueo permanente, desde el pasado 23 de julio, en las entradas al terreno donde se pretende construir la empresa, se empiezan a gestar movilizaciones en el sector urbano. Las condiciones en La Laguna empiezan a similar las que propiciaron el decline de la fábrica productora de cianuro de sodio en los dos municipios de Guanajuato, en donde la compañía pretendió operar en los años de 2016 y 2017.

Existen dos constantes en los tres intentos de instalación de esta planta en México. La primera son las irregularidades en sus documentos de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), el cual se rige por la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), así como en la desinformación a la ciudadanía. En Guanajuato la empresa comunicaba a los pueblos cercanos que producía sal. En La Laguna, que producía cloro. La otra constante es que la MIA no ha soportado los cuestionamientos de grupos ambientalistas. En su último informe omitió que existen aves y otros animales protegidos por la LGEEPA, así como los asentamientos poblacionales cercanos a donde se pretende instalar.

En el litigio de los municipios de Guanajuato el presidente de The Chemours Company en México era Gerardo Familiar Carreón. Desde enero de 2018 la presidenta es Claudia Márquez, pero la línea es la misma: instalar la fábrica a toda costa en nuestro país. ¿No resulta ilógico que si la SEMARNAT ya sabe de las irregularidades de la MIA en Guanajuato, haya autorizado la instalación de la planta en Durango, donde continuaron las irregularidades? ¿Si la SEMARNAT aprueba irregularidades en la MIA, aprobará irregularidades cuando la empresa esté en funciones? ¿Hay un acuerdo por debajo de la mesa entre dirigentes de la empresa y autoridades públicas? ¿Si no logran abrir la planta en Dinamita, realizarán un nuevo intento en otro municipio de Durango o en otro estado del país?

Te puede interesar: Falta la decisión del pueblo

Las interrogantes en este caso continúan, por lo pronto la lucha ambientalista del FUPLDVT se está expandiendo al sector urbano. En días pasados la empresa realizó un comunicado en donde pretende establecer mesas de diálogo con los inconformes. Los voceros del plantón rechazan el diálogo. Consideran que ese tiempo ya pasó. Su postura es mantener el plantón y bloqueo por tiempo indefinido hasta que se vaya Chemours de su región y del país.

La organización denominada FANDA declara que su lucha será por la vía legal, siempre apoyando al FUPLDVT. Por lo pronto sus acciones son apoyar en especie y presencia en el plantón.  También buscan hacer presencia en todas las oficinas de la región gobernadas por la SEMARNAT, hasta que sean escuchados por su titular Víctor Toledo Manzur. Su postura también es tajante: “No a la empresa de muerte”. La batalla de estos frentes ambientalistas no es nada fácil en nuestra región. ¿También picarán sobre el cimiento empresarial que desgasta nuestros mantos acuíferos, y contra el que tapiza nuestras calles de plomo? Lo positivo de la instalación de Chemours es que conciencias se han despertado, ya se escuchan nuevas voces en el activismo social, pero faltan más por salir del letargo.

Foto: Saúl SifuentesFoto: Saúl SifuentesFoto: Saúl SifuentesFoto: Saúl Sifuentes

Artículos Relacionados

La Comarca Lagunera y las empresas de muerte

Editorial

Gomezpalatinos reclaman un derecho a la ciudad

Laguna Soberana

Nueva embestida de Chemours: otra vez manipulación

Germán Cravioto
Cargando....