Portada Reportaje
Image default

Déjame decirte algo que nadie te quiere decir, no eres importante.

Sí, lo estás leyendo, no eres importante, por lo menos no más que cualquier otra persona. Si tienes de 20 a 24 años hay aproximadamente otros 10 millones de personas que seguramente están buscando lo mismo que tú; un trabajo, terminar de estudiar, tal vez una casa, una pareja. Al final no eres más que otro número en el sistema, no te diferencias en nada. Eres igual a todos los demás, todos tenemos miedos como los tuyos, inseguridades, inquietudes, cosas que amamos, cosas que tememos, que extrañamos y otras que añoramos.

En ese sentido, eres igual que todos los demás… y eso es increíble.

Permíteme explicarme, puede que esté equivocado, pero todos tenemos estos miedos que nos siguen en nuestro día a día como “No me veo bien”, “¿Se estarán riendo de mí?”, “De seguro me están criticando”, etc.

Ante estas situaciones las palabras “No soy importante” se convierten en un mantra increíble, las personas tienen mejores cosas que hacer que reírse de ti o criticarte, a la gente no le importa cómo te ves, y si lo hacen, seguramente te olvidarán a los tres segundos. De cualquier forma, es algo narcisista el pensar que la gente te prestará atención, el universo no gira alrededor de ti.

Bueno, sólo tú universo lo hace y en eso te deberías enfocar, en que tú estés bien, en salir de tu caja, tu zona de confort, aprender y crecer con tus errores, al final del día, lo más importante para ti, deberías ser tú.

¡Así que vence miedo! Equivócate, vístete un poco mal, molesta a los demás (accidentalmente), porque no importa, tú no importas.

Sólo puedes ser valiente cuando tienes miedo.

Artículos Relacionados

Mamá de Sugey Parra, desaparecida en Sinaloa, sufre accidente carretero

Editorial

¿Cómo reparar el daño de Édgar Rodríguez? Esto dice la ley

Editorial

Édgar Rodríguez murió casi de manera inmediata: Fiscalía estatal

Editorial
Cargando....