Portada Reportaje
Image default
Colaboraciones

¿Por qué es tan difícil escoger una carrera?

Muchos jóvenes, al igual que yo, tenemos que pasar por ese difícil momento, digo muchos porque no todos tienen la libertad de escoger lo que ellos quisieran estudiar y otros ni siquiera comienzan la universidad. Decidir qué hacer con tu futuro no es tarea fácil, es una elección que  muchas veces nos inspira temor y es en ese momento cuando empiezan a surgir las preguntas ¿es verdaderamente lo que quiero estudiar? ¿Y si no me gusta? El miedo de fallar en lo que puede convertirse en la elección más importante de nuestras vidas asusta para dar el paso al mundo del siglo XXI,  adentrarnos en la vida adulta, pero sobre todo empezar a vivir la realidad que apenas comienza.

Son tantas las posibilidades que tenemos para construir nuestro futuro, que resulta difícil escoger una opción y por si fuera poco, todas las universidades ofrecen planes de estudios atractivos, planteles cómodos, intercambios, clubes culturales, deportivos, etc.

Podemos escuchar las historias que nos cuentan nuestros padres, familiares y amigos de personas  que en su momento estudiaron  lo que nosotros queremos y que ahora han hecho, se han convertido  y han ejercido su profesión (O ninguna de las anteriores) y que por eso, correremos con la misma suerte que ellos. También nos pueden decir que nos vamos a morir de hambre, que está  saturada o simplemente que eso no es para ti, y puede que tengan razón, solamente nos daremos cuenta de eso sobre la marcha, conforme vayamos avanzando en la vida, pero eso no quiere decir que por ello nos vayamos a desanimar o peor aún, frustrarnos en el futuro por no haber hecho lo que queríamos.

A pesar de que le vayamos a dedicar 4,5 o 6 años de nuestras vidas a estudiar una licenciatura o ingeniería, desgraciadamente esto no significará que de esto vayamos a vivir, son tantos los factores externos que influyen en nuestras vidas que muchas veces los títulos quedan solamente en el papel, pero esto no significa que por ello perdamos la esperanza o la ilusión de estudiar lo que queramos.

No debemos temer a equivocarnos, aún queda un largo camino por recorrer y si no es una carrera u otra, hay miles de posibilidades para decidir qué hacer con tu vida, debemos darle importancia a lo que nos dicen los demás, pero es más importante lo que quieras tú, mas allá de los consejos, advertencias, amenazas etc. Nosotros somos quienes tenemos la última palabra y la capacidad de decidir sobre nuestro propio futuro. También tenemos la opción de no hacer lo más cómodo, tomar un año sabático  y en ese tiempo estudiar algún idioma y trabajar.

Si bien puede que te ayude a madurar, estudiar un idioma o buscar un trabajo temporal que no tenga nada que ver con lo que queremos tampoco servirá para tomar una decisión. El tiempo no perdona ni espera a nadie y el mundo exterior tampoco.

Como diría el Tío Ben  en la película de Spiderman: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”; el gran poder de la “libertad” se traduce también como una gran responsabilidad con uno mismo, mas allá de la obligación que tengamos con los demás para escoger una carrera, la es decisión personal y va a repercutir solamente en nosotros mismos, es por eso que no debe tomarse a ligera.

 

Artículos Relacionados

Construcción de planta potabilizadora para Agua Saludable tomará 17 meses

Editorial

Empresas favoritas de CONAGUA ganan proyecto de Agua Saludable

Editorial

¿Dónde está Sugey? Mujeres marchan por lagunera desaparecida

Editorial
Cargando....