Portada Reportaje
Image default

─Andamos tratando de convencer corazones, mentes y todo lo demás. Para que seamos más, que demos la cara a favor de nuestro proyecto que está encabezando por Andrés Manuel López Obrador.

─Vengo a buscar lo que tengo que buscar y son votos y convencer y a multiplicar las redes para que esto crezca.

Dijo Tatiana Clouthier Carrillo, coordinadora de campaña de la coalición “Juntos Haremos Historia”, quien estuvo recientemente en la ciudad de Saltillo.

Cuando esta mujer habla, sucede que olvido a quien representa.

En medio de los reflectores, del acoso de promesas y declaraciones, ella sin duda es una rareza, una de esas figuras insólitas que te lleva a pensar qué hace ahí o por qué ahí.

Sin duda, sabe muy bien de los avatares del convencimiento. Lo vivido y escuchado de su padre hizo de ella lo que es.

Nutrida de antecedentes que Manuel Clouthier dejó en la contienda del 88 fue de gran influencia en su formación política.

Intentó representar por un tiempo al partido político que “Maquío” tanto impulsó. “Acción Nacional” le dio el rumbo o mejor dicho el rumbo lo dio ella.

Ocupó diversos cargos en la administración pública en San Pedro Garza García, Nuevo León.  Haber sido diputada en dos ocasiones para después irse por la libre fue parte del comienzo.

Al renunciar al PAN, se lanzó como legisladora independiente.

En 2009 fundó Evolución Mexicana, donde también funge como consejera. El objetivo de esa organización es promover la participación ciudadana y la rendición de cuentas.

Es autora de los libros Crónica de un fraude anunciado (1992), en coedición con Jesús Cantú y Cuauhtémoc Rivera, Curul 206, una visión del Congreso (2006), Maquío, mi padre (2007), y Parejas-Parejas (2017), realizado en conjunto con Valeria Guerra.

El año pasado siendo directora de la Universidad Metropolitana de Monterrey deja el cargo para unirse nuevamente (como lo hizo en el 2011) al proyecto del candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador.

¿Quién eligió a quién? ¿A quién se le ocurrió?  No importa saber cuándo interviene sin prisa y seguida de una contestación que sabe a diálogo y de pronto transforma en camino los tropiezos de su candidato.

El prestigio de ella ha suavizado la campaña llevándola al mejor de los escenarios. Una mujer con los años justos para creerle. Su carisma sale a flote cuando en situaciones desfavorables se ve sorprendida. Su imagen no choca, no incomoda, no abruma, aún en la insistencia “loca o no” de la transformación del país.

En ese tono que da la congruencia, sin caer en un dilema absurdo, ha sabido revertir y salir avante de las provocaciones de sus adversarios políticos. Haciendo ligero lo pesado, haciendo del discurso arbitrario en incluyente.

Lo mismo trolea, como expresa ideas, fija posturas, debate argumentos, lleva su causa y calla criticas haciéndolo en un tuit como en una conferencia sin que la pasión la subordine.

Convencida de estar del lado correcto de la historia y con quien podría ser la persona o el candidato más polémico de los últimos años, no ha mermado su lucha a favor de la sociedad civil organizada.

Ni es de MORENA ni de ningún otro partido pero si de un proyecto, del “Proyecto Alternativo de Nación”. Lo que explica según ella es más grande que López Obrador. Y no, no es una amenaza, ni detonante, sino la mejor propuesta  —concluye—.

 

Artículos Relacionados

¿Quiénes son las seis mujeres que anunció AMLO para puestos clave en gobierno?

Editorial

¿Y si el feminismo se queda sin paredes para rayar?

Frida Suari Castillo

Joy Laville, Mujer Lila

Alejandro González Enríquez
Cargando....